Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Tendencias

Felicitémonos por haber sobrevivido a la avalancha de suplementos especiales otoño-invierno y a las crónicas sobre el fashion para la primavera (incluido sado-maso y momificación femenina, estúpidamente filosofada por su diseñador). Con la venia de Margarita Riviere y bebiendo en las fuentes de Douglas, Foucault, Simmel o Bourdieu, saludemos a la moda como fiel barómetro de las transformaciones sociales. Ergo, la problemática del universo textil merece ser analizada en su etapa coyuntural como superposición de formas culturales, capas de terciopelo al petit point, y traje a medida sobre cazadora tejana. Las tendencias serán invento del consumismo, pero la ciencia de la indumentaria resulta algo microsociológicamente serio. Por ello hay doctorados sobre la estética de lo contingente, donde quizá se explique por qué en las mencionadas revistas los modelos posan en lugares, situaciones o posiciones tan inverosímiles que a veces ni vemos la ropa que pretenden vender.

Esta última semana he podido empollar la antropología del colorín, atesorando saberes imprescindibles y verdades incuestionables que por el mismo precio paso a transmitir : el lujo puede ser étnico. El cuerpo total va de elegante, no de motorista, y el british total, mejor si es estilo Lord Inglés con gemelos, bufanda larga y pisatodo. No podrá vivir sin ellos. En cambio, asquerosamente out las deportivas abotinadas, las gafas pantalla y los acampanados. Un alivio: hay que guardar en el fondo del armario el sombrero cowboy que tanto lucimos la pasada temporada. Y una contradicción: en la página 23 ordenan que nada de raya diplomática, y en la 35 que todo lo contrario. Otro reportaje, asaltado su titular por duda peluda: ¿Qué me pongo?. La respuesta está en el subtítulo: Golpe militar, ya que dicho look -en versión casual o alta costura- arrasa en todos los frentes, como demuestra una bella rubia aderezada ora estilo húsar, ora a capa y espada, ora bohemia (?) con medallas ...y finalmente revolucionaria (parka de cuello Mao y estrella roja de 5 puntas en la camiseta, todo 822 euros). ¿Diplomacia?, incierta y demodée. ¿Galones?, fijos. Lo dicho: las tendencias son... las de la vida misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 2002