La pintora francesa Jeannette Leroy traslada a Bilbao su luz impresionista

Una galería muestra hasta finales de mes su obra más reciente

Luz y belleza, paz y naturaleza, color. Todas estas palabras definen la obra de la pintora francesa Jeannette Leroy (París, 1928) que desde ayer se expone en la galería Epelde & Mardaras de Bilbao. Son óleos y acuarelas de gran formato, como a ella le gusta pintar, que reflejan el entorno donde la artista habita, el río, los campos, la luminosidad del sur de Francia, pero también lo más íntimo de Leroy.

Jeannette Leroy estudió pintura en París cuando tenía 20 años. Sin embargo, no fue a la pintura a lo que se dedicó profesionalmente, sino a ser redactora y fotógrafa de revistas de moda. 'Tenía que comer', se excusa ahora. Sin embargo, nunca dejó de dibujar. 'Siendo fotógrafa, me puse muy enferma y volví al dibujo. Empecé a dibujar a lápiz, con un estilo muy clásico, académico. Mis dibujos eran minuciosos, al detalle. Necesitaba esa minuciosidad como terapia', comenta.

Aquellos dibujos tuvieron muy buena acogida entre los galeristas y, tras unos 20 años dibujando, Jeannette Leroy se dijo un buen día: 'He terminado, voy a pintar'. Fue otra necesidad. 'Como dibujaba en papeles muy grandes, también empecé a pintar en formato grande. Mi primer cuadro tenía cinco metros y medio de ancho', apunta.

Las obras que presenta desde ayer en la galería Epelde & Mardaras (Alameda de Mazarredo, 65 bis) siguen siendo grandes, pero ni mucho menos de esa envergadura. Acompañada por su marido, el escritor Paul Haim, Leroy detallaba ayer lo que plasma en sus obras. 'Cuando era fotógrafa, lo más importante era la luz y ahora que soy pintora me interesan la naturaleza y la luz'.

Leroy refleja en sus cuadros, al óleo y acuarela, el entorno en el que vive, los campos que rodean su casa en el sur de Francia y el Adour, el río que pasa ante su vivienda. El brillo del agua se aprecia en muchas de las obras, igual que el color de la hierba, el esplendor de la primavera y los ocres del otoño; incluso parece sentirse el olor del aire. Son los lugares donde la pintora se mueve a diario, los que siente. 'Este cuadro, por ejemplo, se titula Puente sobre el río y eso es lo que muestra, una plataforma de madera frente a nuestra casa, donde nos sentamos a menudo', explica Haim. 'Pero también se refleja la naturaleza interna de Jeannette, su estado de ánimo', concluye.

La galería ha colgado cuatro óleos y nueve acuarelas de Leroy, pero guarda más obras de la artista francesa. La galerista Emilia Epelde reconoce que el estilo de esta pintora se aleja de lo que ellos han ido exhibiendo hasta ahora. Leroy también contrastó en Biarritz en la muestra Atlántica, organizada igualmente por Epelde & Mardaras, en la que compartió escenario con Zumeta, Zurriarain, Goenaga, Balerdi, Mieg, Iñurrieta, Ramírez Escudero o Gonzalo Jáuregui. La galería bilbaína tiene previsto inaugurar una muestra de Santos Iñurrieta en noviembre y otra Itxaso Ugalde un mes después.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS