Todos los partidos catalanes, excepto el PP, piden la reforma del Estatuto

Los nacionalistas catalanes acusan a Aznar de hacer un 'uso indebido' de la enseña española

El Parlamento catalán aprobó ayer plantear en la próxima legislatura la reforma del Estatuto de Autonomía. El acuerdo fue adoptado con los votos de Convergència i Unió (CiU) y Esquerra Republicana (ERC) y la abstención de los socialistas, que vieron rechazada una propuesta, apoyada también por Iniciativa per Catalunya Verds, para iniciar la reforma estatutaria antes de las próximas elecciones autonómicas. El PP votó en contra del cambio estatutario, pero consideró que el acuerdo adoptado no le impide mantener su apoyo al Gobierno de CiU porque, al referirse a la próxima legislatura, carece de consecuencias prácticas inmediatas y respeta el compromiso adquirido en la investidura de Jordi Pujol como presidente.

Fue rechazada una propuesta del PSC para iniciar el cambio antes de las elecciones
Más información
HOMENAJE A LA 'SENYERA'.

El Gobierno de Pujol logró ayer su objetivo de escenificar la existencia de un bloque nacionalista capaz de marcar distancias tanto del PP, por su parte, como de los socialistas por parte de los republicanos. Para CiU era una imperiosa necesidad después de que su alianza con el PP durante la legislatura haya provocado el abandono del ex secretario general de Convergència Pere Esteve, y una cascada de críticas desde los sectores soberanistas de la coalición.

Este cierre de filas fue más fácil gracias a la decisión del Gobierno central de instaurar un modelo de homenaje a la bandera española que los nacionalistas catalanes consideran un episodio más de la involución autonómica y constitucional que describen actualmente. El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, explicó que el acto protagonizado por el ministro de Defensa, Federido Trillo, en la plaza de Colón de Madrid supone 'un uso indebido de la bandera, contrario al espíritu de la Constitución, que el presidente [José María] Aznar no comprende'. Agregó que esta incomprensión es congruente con el hecho de que, en su momento, Aznar 'no participara en el espíritu del pacto constitucional y llamara a no votar la Constitución'.

La decisión de CiU de plantear, aunque sea para la próxima legislatura, la reforma del Estatuto catalán es fruto, entre otras razones, según explicaron tanto Duran como el consejero jefe del Ejecutivo catalán, Artur Mas, del 'silencio y desprecio de Aznar a las propuestas sobre autogobierno que el Gobierno de CiU le planteó' a principios de año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Parlamento catalán votó tres resoluciones que incluían la reforma del Estatuto. La más contundente era la presentada por el grupo del PSC-Ciutadans pel Canvi, que proponía iniciar el proceso en la presente legislatura. Fue rechazada por CiU y el PP precisamente porque el pacto de investidura de Pujol obligaba a los nacionalistas a no pedir dicho cambio.

Las otras dos propuestas, presentadas por CiU y ERC eran bastante diferentes en diversos aspectos. La de los republicanos incluía formulaciones sobre un proyecto de estado catalán libre asociado, similares a las planteadas por el lehendakari Juan José Ibarretxe. Pero sólo prosperaron los puntos en que coincidía con la de CiU. Además de este acuerdo, el Parlamento aprobó por una amplia mayoría, de la que sólo se excluyó el PP, una resolución para la mejora del autogobierno y el reconocimiento del carácter plurinacional de España con una serie de cuestiones que dependen del Ejecutivo central:

  • Completar el traspaso a la Generalitat de las competencias y servicios pendientes.

  • Aplicación del artículo 150.2 de la Constitución para traspasar a la Generalitat la gestión de competencias del Estado.

  • Modificación de las leyes estatales de carácter básico que recortan el autogobierno.

  • Aplicación del modelo de administración única.

  • Articulación de la participación directa de la Generalitat en los órganos e instituciones de la Unión Europea.

  • Esta propuesta fue presentada tanto por CiU como por el PSC y recoge el acuerdo tripartito de las izquierdas catalanas para la mejora del autogobierno. La novedad de ayer es que, por vez primera desde 1980, CiU ha aceptado añadir a estas demandas el inicio del largo y complicado proceso de reforma del Estatuto.

    Dicho cambio estatutario era uno de los puntos estelares de la conferencia que Artur Mas ha anunciado para el dia 21, en su calidad de candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat en las próximas autonómicas. La necesidad de escenificar la existencia del bloque nacionalista en el debate parlamentario ha obligado a CiU a lanzar este cohete antes de lo previsto.

    Esta cuestión centró ayer la atención en la votación de las resoluciones con que finalizó el debate sobre la orientación del Gobierno catalán iniciado el martes. Pero la votación de las restantes propuestas puso de manifiesto la solidez del pacto CiU-PP. Ambos grupos parlamentarios se apoyaron mutuamente de manera que prosperaron todas las restantes resoluciones presentadas por CiU, más de 60 del PP y ninguna de los socialistas y de Iniciativa per Catalunya Verds, que habían planteado la reprobación del Gobierno y el adelanto de las elecciones. La mayoría CiU-PP impidió que prosperara una resolución, presentada por ERC, que pedía la retirada de la Ley de Partidos.

    Este balance de las votaciones permitió que Duran proclamara que el líder de la oposición socialista, Pasqual Maragall, ha fracasado en su intento de adelantar las elecciones y le retara a presentar una segunda moción de censura. Por el contrario, los socialistas mostraron su satisfacción por que los debates han mostrado, dijo el portavoz Joaquim Nadal, que 'hay un presidente que se va, Pujol, y otro que viene, Maragall'.

    Regístrate gratis para seguir leyendo

    Recomendaciones EL PAÍS
    Recomendaciones EL PAÍS
    Recomendaciones EL PAÍS