Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáez convoca a Capdevila y repesca a Guti, Capi y Tristán

'Me he quedado groggy'. A Joan Capdevila le costó ayer asimilar su primera convocatoria para la selección nacional. Sólo un día antes, cuando había concitado una inusual atención periodística por el decisivo gol que marcó contra el Lens en la Liga de Campeones, Capdevila consideraba casi inverosímil su presencia en el equipo nacional. 'Eso está lejos, lejísimos', había declarado el lateral catalán sin sospechar siquiera los planes de Iñaki Saéz, que también de cara al partido del próximo día 12 en Albacete frente a Irlanda del Norte, de clasificación para la Eurocopa de 2004, repescó a Capi, Tristán y Guti.

Capdevila irá a la selección sin haber sido nunca un titular habitual en el Deportivo, ni en las dos temporadas anteriores ni en lo poco que va de campeonato. Su entrenador, Javier Irureta, apenas lo ha utilizado para cubrir las ausencias de Romero, bien por lesión o por necesidades de descanso. El año pasado sólo jugó 20 partidos de la Liga y este curso había comenzado igual. Pero en la última semana obtuvo el máximo provecho de los pocos minutos que le concedió Irureta. El pasado sábado, en Vitoria, entró mediada la segunda parte y marcó el gol del triunfo. El martes, ante el Lens, repitió la historia con exactitud. Tras el choque, el futbolista se cansó de quitarse importancia y de advertir que sus goles eran un puro accidente. Hasta que ayer llegó la convocatoria de Sáez y exclamó con cierta incredulidad: 'Ha sido la mejor semana de mi carrera'.

Nacido en Tárraga (Lleida) hace 24 años, se formó en la cantera del Espanyol y tras un fugaz paso por el Atlético llegó al Depor en el mismo paquete que Molina y Valerón. Acreditaba cierto prestigio por sus comparecencias en la selección sub 21, donde le conoció Sáez, pero en A Coruña siempre desempeñó un papel menor, que aceptaba disciplinadamente. Dos goles en apenas 40 minutos de juego le han bastado para alcanzar lo que ni siquiera se le había pasado por la cabeza. El lateral izquierdo es el puesto que más quebraderos de cabeza da al seleccionador. Tras la mala actuación de Romero y Juanfrán en el Mundial, Sáez se ha decantado por Raúl Bravo y Capdevila, dos suplentes.

Sáez atribuyó la presencia de Guti y Capi por la baja de Valérón, lesionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de octubre de 2002