Juan Genovés exhibe en el Museo de Jaén sus mejores obras de los últimos 40 años

Al pintor Juan Genovés le marcó muy profundamente la guerra civil. Con sólo seis años fue testigo del horror en la Valencia republicana del año 1936. Convertido con el paso del tiempo en una de las figuras más importantes del arte español de la segunda mitad del siglo XX, Genovés no ha podido desprenderse nunca de su etiqueta de pintor político, que él prefiere acotar al término social. Lo mejor de su trayectoria en las últimas cuatro décadas se exhibe ahora en el Museo Provincial de Jaén.

La muestra, promovida por La General y la Consejería de Cultura, tiene carácter itinerante y llegará en los próximos meses a Granada y Almería. Ha sido posible gracias a la colaboración de la galería londinense Marlborough, que ha cedido 42 cuadros que reflejan el mejor expresionismo y la especial manera de entender la figuración del pintor valenciano, nacido en 1930. No faltan sus personajes anónimos, los rostros del dolor, sus obras de denuncia de la década de los sesenta y setenta o sus secuencias con individuos que se mueven en espacios indeterminados.

Tampoco faltan otras obras realizadas a partir de los años ochenta, donde plasma la soledad de las grandes ciudades, o su preocupación por los paisajes posindustriales de los años noventa.

'Son visiones apocalípticas de las urbes por las que deambulan una multitud anónima de seres reducidos a su mínima expresión plástica y en las que toma más relevancia la sombra', afirmó Antonio-Claret García, presidente de La General, sobre la obra de Genovés.

La consejera de Cultura, Carmen Calvo, destacó el 'espíritu inconformista' de este pintor, una de cuyas obras, El abrazo (1976), se convirtió en uno de los símbolos de la democracia y en la imagen plástica de la amnistía.

Por su parte, el crítico Francisco Calvo Serraller definió a Genovés como perteneciente a 'esa generación emergente de los años cincuenta, ansiosa por recuperar la realidad, pero sin todavía querer prescindir de la energía liberadora de la mano, de ese privilegio romántico de imprimir la marca subjetiva, herencia del expresionismo abstracto'.

Genovés fue galardonado con el Premio Nacional de las Artes Plásticas y este año ha recibido el Premio de les Arts Plàstiques de la Generalitat Valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de octubre de 2002.