El juicio del 'caso Olot' se iniciará en noviembre y durará cuatro meses

La vista se hará a los 10 años del secuestro y coincidirá con la del naufragio de Banyoles

El juicio por el secuestro de la farmacéutica de Olot Maria Àngels Feliu se iniciará el próximo 27 de noviembre en la Audiencia de Girona, según se comunicó ayer a todas las partes en litigio. La vista, que se celebrará tres días por semana, en sesiones de mañana, podría durar unos cuatro meses y coincidirá con otro macroproceso: el juicio por el naufragio de Banyoles, cuyo inicio está programado para el día 4 del mismo mes en el recinto de Fira de Girona.

Las sesiones se llevarán a cabo de miércoles a viernes para no interferir o dilatar excesivamente otros procedimientos. En el juicio deberán prestar testimonio casi un centenar de personas. Dos de ellos, denominados con las letras Y y W en el proceso, tendrán medidas de protección para mantenerles en el anonimato. Además de la víctima y los propios acusados, serán citados diversos miembros de la policía local de Olot, de la Guardia Civil y de la Unidad Central Operativa de este último cuerpo.

Dos médicos forenses centrarán su testimonio en las graves lesiones físicas y psíquicas derivadas de la estancia de Maria Àngels Feliu en un reducido y lóbrego zulo durante 492 días. Los grafólogos tendrán también una intervención destacada. Un total de ocho peritos caligráficos deberán manifestarse respecto a la letra de un sobre que recibió la familia Feliu para reclamar rescate y que el fiscal atribuye a Xavier Bassa.

Los presuntos cerebros de la trama, Antoni Guirado y Ramon Ullastre, declararán el segundo día del juicio, y Feliu lo hará los días 4 y 5 de diciembre. La Audiencia ha denegado a la defensa de Antonio Guirado la comparecencia del ex fiscal jefe de Girona Carles Ganzenmüller, así como la de un hermano de la farmacéutica secuestrada. También se ha rechazado la petición de uno de los acusados de llamar a declarar a algunos periodistas que escribieron sobre el secuestro, por entender que no aportarían nada relevante al proceso.

Cuando los ocho procesados por el secuestro más largo perpetrado por delincuentes comunes en España se sienten en el banquillo de los acusados, se habrán cumplido 10 años desde la fecha del rapto, el 20 de noviembre de 1992. El fiscal les acusa a todos de detención ilegal y lesiones, y pide penas de cárcel de entre 20 y 22 años. La acusación particular que ejerce Feliu no considera culpables del secuestro a los dos primeros procesados, Joan Casals y Xavier Bassa, ni a Montserrat Teixidor, esposa de Ramon Ullastre, uno de los supuestos cerebros del secuestro y propietario de la vivienda en la que se construyó el zulo.

La Audiencia de Girona ha actuado con una enorme celeridad desde el momento en que el caso le fue transferido por el Juzgado de Olot. Con la diligencia de la Audiencia se intenta paliar las constantes críticas de que ha sido objeto el Juzgado de Olot a causa de las demoras y de las reiteradas peticiones de nuevas diligencias que no permitieron aportar datos relevantes a la investigación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS