Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres jóvenes en Torremolinos por manifestarse contra el alcalde

El Ayuntamiento dice que querían boicotear el inicio de la feria

La protesta de un puñado de jóvenes por la supresión de su caseta en el real de la Feria de Torremolinos ha tenido un saldo poco habitual: tres manifestantes detenidos y un cruce de denuncias entre la Policía Local, que los acusa de desórdenes públicos y resistencia a la autoridad, y los arrestados, que han presentado demandas por agresiones. Para la oposición, con las detenciones 'se criminaliza' la libertad de expresión.

Todo comenzó minutos antes de las 21.00 del miércoles, hora a la que estaba prevista la inauguración de la Feria. Una decena de jóvenes del Comité de Solidaridad con Chiapas repartía octavillas para protestar por la supresión de su caseta. Llevaban un megáfono, pancartas y cacerolas. Cuando la comitiva encabezada por el alcalde, el popular Pedro Fernández, se aprontaba al tradicional corte de cinta, los jóvenes trataron de aproximarse a los ediles. Pero no lo consiguieron porque inmediatamente fueron apartados por la Policía Local. Tres de ellos fueron llevados a comisaría acusados de desórdenes públicos y resistencia a la autoridad. Todos están en libertad.

Las versiones difieren. Según el ayuntamiento, los jóvenes intentaron boicotear el acto inaugural en 'una campaña perfectamente orquestada'. El consistorio no precisó por quién, pero añadió que la actitud de los manifestantes fue 'provocadora', que insultaron a los agentes, que a uno le propinaron un golpe y otro fue lesionado en un brazo.

El relato de concejales de la oposición es diferente. Aseguran que la respuesta de la policía fue 'desproporcionada' porque los jóvenes sólo estaban repartiendo octavillas. Una manifestante presentó ayer una denuncia por agresión y otros dos lo harán hoy. 'En este municipio se violan derechos fundamentales. La administración no puede mandatar el uso de la violencia porque no esté de acuerdo con una manifestación', dijo la portavoz socialista, Montserrat Reyes. Santiago Orosa, concejal de IU, coincidió con Reyes: 'Por repartir octavillas no se puede detener a la gente. En Torremolinos se está criminalizando la libertad de expresión'.

El alcalde, a través de su gabinete de prensa, apuntó que si algún ciudadano entiende que se han conculcado sus derechos puede acudir a los tribunales y que las acusaciones sobre 'supuestas agresiones a la libertad de expresión son falsedades' por lo que no iba a alimentar la polémica. Dos de los tres detenidos habían sido arrestados también el día anterior por hacer pintadas contra el primer edil. Según el ayuntamiento son militantes de IU, extremo que la formación niega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002