Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peter Gabriel defiende la música que ayuda a abrir las conciencias

Hacía diez años que Peter Gabriel no publicaba un disco de canciones nuevas, y lo hace ahora con Up. En este tiempo ha participado en discos colectivos, publicado una banda sonora, colaborado con una organización pro derechos humanos, ha hecho giras y hasta ha trabajado con monos. El disco sale mañana en todo el mundo para coincidir con la luna llena, el satélite que 'marca nuestra vida'.

Peter Gabriel tiene un padre con 90 años y un hijo de 11 meses. Vivir tan de cerca el principio y el fin de la vida justifica, porque Up es, sobre todo, la representación del ciclo vital. 'Hay cuatro o cinco canciones que hablan de la muerte', contó ayer el artista, 'y otras que son referencias al nacimiento, a la vida'.

Cuesta creer que un artista tan inquieto como él, que además es impulsor de las músicas étnicas del mundo desde su sello Real World, mantenga durante diez años en la cabeza el título que se le ocurrió para su disco mucho antes de tener incluso las canciones: 'Up es una palabra de dos letras sin más significado que el que tiene (arriba). No le doy importancia a un título e incluso lo comenté con Michael Stipe, pues REM ya tenía un disco que se llamaba así, y otro, Ani DiFranco. Le empecé a llamar así y así quedó; además, lo consulté en mi página web (www.petergabriel.com), y a mis seguidores también les gustaba'.

La Luna como símbolo vital es otro factor importante en el nuevo disco de Peter Gabriel, que se ha empeñado personalmente en convencer de su edición en todo el mundo el 21 de septiembre, por coincidir con la luna llena. 'Siempre me ha gustado jugar con la idea de la Luna. Ella marca los ciclos, el menstrual de la mujer, las mareas, los meses... La Luna está siempre ahí marcándonos el tiempo'.

Luchador eterno por los derechos humanos en todo el mundo, sigue pensando que la música es un buen vehículo para concienciar a la juventud. 'Ahora hay más racismo que antes', dice, 'y encima, una guerra en puertas. Creo que la música, a pesar de que ya no tiene la trascendencia para la juventud que tuvo hace unos años, puede seguir sirviendo para abrir conciencias. Hay que mostrar a los jóvenes que hay gente que sufre para solidarizarse con su sufrimiento'.

Veinticinco años después de dejar Genesis, Gabriel no siente nostalgia: 'Es como recordar los tiempos de la escuela, reconoces que hubo momentos fantásticos, pero no te apetecería volver'. Enfrascado en miles de proyectos, esbozadas ya algunas directrices de su próximo disco y ensayando el directo del disco para comenzar un gira de presentación mundial el próximo año, Gabriel se ha visto últimamente fascinado con los gorilas, para los que ha compuesto canciones dentro de un estudio realizado por científicos: 'Es alucinante lo que los monos pueden enseñarnos. Tenemos más de un 98% de genes compartidos y nos mostramos arrogantes ante ellos. Es más fácil que ellos nos entiendan que nosotros a ellos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002

Más información

  • El cantante reúne en el disco 'Up' diez canciones nuevas