Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimiten los dos consejeros ceutíes imputados por desórdenes públicos

Los dos miembros del Gobierno de Ceuta imputados por la fiscalía por su participación en unos disturbios ocurridos en el palacio municipal en octubre de 1999 -los consejeros de Obras Públicas y Bienestar Social, Mustafá Mizzian y Mohamed Chaib, respectivamente- presentaron ayer su dimisión irrevocable al presidente de la ciudad, Juan Vivas, 'para preservar la credibilidad, la cohesión interna y la capacidad de gestión del Gobierno de la ciudad autónoma', según explicó el presidente ceutí.

El fiscal solicitó una pena de nueve años de prisión, 14 de inhabilitación para ejercer cargo público y una multa de 19.833 euros para los dos dimisionarios, a los que se les responsabiliza de liderar una revuelta vecinal que se saldó con 17 heridos, la mayoría agentes de la Policía Local. A ambos se les imputan delitos como desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, daños y 12 faltas de lesiones, una por cada agente que resultó herido en la algarada.

Los dos acusados tienen acta de diputado por el Partido Democrático y Social (PDSC), fuerza localista de corte musulmán con la que el PP pactó en febrero de 2001 para arrebatar la presidencia de Ceuta a Antonio Sampietro, una vez que el GIL había iniciado su descomposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002