Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LA TERCERA,EN LA AMBULANCIA

La primera de las tres hijas de Olga Flores, una joven de El Vendrell (Tarragona), se tomó tiempo para nacer, la segunda lo hizo nada más bajar de la ambulancia y la tercera, a pesar de los esfuerzos del conductor, no ha podido esperar y ha visto la luz en el interior de la ambulancia, de camino al hospital de Santa Tecla de Tarragona. Olga Flores es ya experta en los partos rápidos y a lo mejor por eso fue la que menos nerviosa se puso el pasado lunes, cuando a primera hora de la mañana rompió aguas y notó que su tercera hija estaba ya en capilla, según informa el Diari de Tarragona. Sólo le dio tiempo de avisar a su marido y a una ambulancia, que se presentó en pocos minutos en su domicilio de El Vendrell. Ante la inminencia del parto, los sanitarios decidieron pasar por el centro de asistencia primaria (CAP) de la localidad y recoger a un médico para que los acompañara al hospital de Santa Tecla de Tarragona. La decisión fue providencial, ya que, de camino al centro hospitalario, el parto se precipitó y la ambulancia tuvo que parar en la carretera, a la altura del arco de triunfo de Roda de Bará, para que naciera la pequeña Judit. Quince minutos después, la ambulancia llegaba con madre e hija en perfecto estado al hospital de Santa Tecla, donde ambas permanecen todavía ingresadas. Nerea, la primera hija de Olga Torres y de su esposo, Jordi, fue la única de las tres pequeñas que permitió a su madre llegar al hospital a tiempo; pero ya la segunda, Carmen, mostró su prisa por venir al mundo y nació nada más bajar de la ambulancia que trasladaba a Olga al centro sanitario; y la tercera ha sido la más impaciente de las tres. Olga Flores ha dicho que no se va a animar a ir a por la cuarta, porque está convencida de que si tuviera otro hijo 'nacería muy probablemente en el ascensor'.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002