Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Eduardo 'Manostijeras'

Por una vez ha habido unanimidad. Han sido tantas y tan insistentes las peticiones en la etapa de que dedique este artículo a alguien en concreto que no he podido negarme a la evidencia: se lo merece con creces. Y me sabe mal que no sea Lastras por haber ganado la etapa, pero no, nuestro amigo ha hecho mas méritos. Ha habido incluso amago de realizar una colecta para hacerle un monumento en ofrenda, dos o tres euros por corredor, setenta u ochenta que seríamos, así que monumento no, pero a un buen regalo conmemorativo si que hubiésemos llegado. Pero no, todo ha quedado en una anécdota, así que yo seré cumplidor por mi parte, y bueno, si no sabéis qué hacer con el dinero, podéis hacerme el regalo a mí; es sólo una idea, no lo toméis como una petición, pero si yo con estas líneas trato de haceros justicia, qué menos que vosotros también la hagáis conmigo, ¿no?

El homenajeado en cuestión lleva el sobrenombre ganado a pulso de Eduardo 'Manostijeras'. ¿Os acordáis de la película? Bien, pues sin entrar en cuestiones morales, que las había, nos quedamos con el dato de sus manos cortantes. ¿Y que es un corte en ciclismo? Es cuando vamos estirados en fila india y un corredor no es capaz de aguantar a la rueda del que le precede. ¿Y cómo se actúa en caso de que el corte se produzca? Pues muy sencillo, el corredor que lo realiza (cuestión de falta de fuerzas), ofrece gentilmente la mano al que circula detrás de él y lo impulsa con fuerza en lo que se conoce como un relevo a la americana; esto suele bastar para que la circunstancia no pase del mero susto y la carrera siga sin más.

Pero ¿cómo actúa Eduardo? El, que es un chico diferente, hace las cosas de otra manera. Nadie ha logrado aún estrechar su mano; al menos, nadie lo reconoce, por lo que la leyenda sigue creciendo. ¿Será verdad lo de sus manos? ¿Tendrá complejo? No lo se, falta mucha vuelta, investigaremos. Y por favor, no seáis rencorosos, quizá entre todos podamos ayudarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de septiembre de 2002