Iván Zulueta regresa a la esfera pública con el deseo de hacer cine

San Sebastián reconoce la trayectoria del artista con una retrospectiva

El cineasta, dibujante y cartelista Iván Zulueta ha roto el silencio mantenido durante dos décadas y ha vuelto a la esfera pública. Y lo ha hecho en su localidad natal: San Sebastián. Una ciudad en la que el artista, a punto de cumplir 59 años, ha confesado que tiene muchas ganas de volver a hacer una película. Una ciudad que estos días reconoce la trayectoria global del autor de Arrebato con dos exposiciones y la proyección de su filmografía.

La carrera del cineasta donostiarra Iván Zulueta está marcada, para bien y para mal, por su segundo y hasta ahora último largometraje: Arrebato (1979), un trabajo que no funcionó como su director esperaba, pero que supuso un punto de inflexión en la cinematografía española de los primeros ochenta y que hoy es considerado por muchos cinéfilos como un filme de culto. El caso es que desde entonces la creatividad del artista sólo ha traspasado las fronteras de lo privado en forma de esporádicos trabajos para televisión y algún que otro cartel e ilustración.

Esta semana, tras años de silencio, Zulueta ha escenificado en San Sebastián su vuelta a la vida pública. Su ciudad, de la mano de la Diputación de Guipúzcoa, Donostia Kultura y la Galería privada DV, ha organizado una exposición retrospectiva de sus dibujos y carteles, la proyección de su filmografía y una muestra de sus últimos trabajos gráficos. De esta forma, y hasta finales de octubre, la capital guipuzcoana reconoce la trayectoria global del artista e impulsa sus ganas de volver a mostrar sus creaciones en torno a la imagen.

Unas ganas que pasan por el deseo de volver a dirigir una película. El deseo es fuerte, hasta el punto de que ha reconocido que estaría dispuesto a hacer cine de encargo. 'No tendría pega alguna, siempre dentro de unas coordenadas y con un guión bueno y coherente', manifestó hace unos días, durante la presentación de las exposiciones y el ciclo de películas. En cualquier caso, recordó que su género 'favorito' es el terror, a poder ser musical. ¿Y qué filme le encantaría rodar? 'Drácula. Un Drácula lo más fiel posible al original', respondió.

A la espera de si se materializan o no los deseos de Zulueta, quienes estén interesados en conocer su filmografía podrán hacerlo entre el próximo martes y y el 31 de octubre en el Centro Cultural Koldo Mitxelena de San Sebastián. Allí, en formato vídeo, se proyectarán Arrebato y su primer largometraje: Un, dos, tres, al escondite inglés, además de los alternativos cortometrajes que rodó durante los años sesenta y setenta.

La Sala Ganbara de este mismo centro acoge Imagen / Enigma, una exposición que reivindica a Zulueta no sólo como cineasta, sino como un importante grafista. Los carteles de películas como Viridiana, de Luis Buñuel, o Fugitivos, de José Luis Borau, comparten espacio con bocetos que se quedaron en eso, en bocetos, a pesar de que en ellos queda recogido 'lo más libre y atrevido', comentó el artista. Hay también dibujos, collages, portadas de discos, ilustraciones para cuentos infantiles y periódicos... Una muestra del trabajo pasado de Zulueta al que se suma, ya en la Galería DV, parte de la creación presente del donostiarra: doce cuadros realizados a partir del tratamiento y ampliación de polaroids.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de septiembre de 2002.

Se adhiere a los criterios de