Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega dice que se ha 'reído mucho' con Chaves de su polémica reflexión sobre la corrupción

El consejero asegura que no se han entendido sus palabras: 'Yo no digo esas barbaridades'

El consejero de Turismo y Deportes, Antonio Ortega, no quiso ofrecer ayer explicaciones acerca de las polémicas declaraciones en las que aseguraba que prefería 'un par de casos de corrupción al año que una Administración muerta y lenta'. Ortega, que anunció que comparecerá en el Parlamento para aclarar estas declaraciones, eludió valorar la petición realizada desde el Gobierno andaluz para que rectificase sus afirmaciones y trató de rebajar la polémica generada por sus palabras. 'El presidente [Manuel Chaves] y yo nos hemos reído mucho, porque evidentemente yo no digo esas barbaridades', dijo el consejero andalucista, que volvió a insistir en que se habían malinterpretado sus declaraciones.

'Ya tendré ocasión en el Parlamento de explicar qué quise decir con estas declaraciones, y además estaré encantado de hacerlo, porque en absoluto suelo decir esas cosas, que además a mí también me horrorizan', se limitó a señalar Antonio Ortega -a quien IU y el Grupo Mixto exigieron el pasado jueves que compareciera en la Cámara- acerca de las declaraciones aparecidas en una entrevista que publicaba la revista Andalucía Inmobiliaria en su número 30.

En esta entrevista, el consejero de Turismo y Deportes afirmaba, tras ser preguntado sobre cuándo irán a la par infraestructuras y desarrollo turístico, que la conjunción de ambos aspectos era 'muy difícil' porque la inversión privada es 'como un galgo', mientras que la pública 'es un elefante'. 'En la política hemos llegado a desconfiar tanto los unos de los otros, se ponen tantas trabas y papeleos, que lo que se consigue es limitar la capacidad de la inversión pública. Yo digo muchas veces que casi sería preferible un par de casos de corrupción al año a una Administración muerta y lenta', concluía Ortega en la entrevista.

Tras aparecer extractos de esta entrevista en el Diario de Sevilla, desde el Gobierno andaluz se llamó a capítulo al consejero de Turismo, a quien la consejera de Justicia y Administraciones Públicas, Carmen Hermosín, pidió el pasado viernes que rectificase, después de asegurar que 'de ninguna manera se puede estar de acuerdo, ni siquiera acercarme a nada de lo que se dice en esa declaración'.

Ante esta llamada de atención del Gobierno andaluz, Ortega atribuyó estas declaraciones a 'una reflexión sacada de contexto' y explicó que ese comentario obedecía a un análisis sobre 'los defectos que tiene la Administración actualmente' durante 'una larga entrevista'.

Las razones de Ortega no han convencido a los grupos de la oposición. Tanto IU como el Grupo Mixto acusaron al consejero de Turismo de 'descalificar a la Administración pública, ensalzar el sector privado' al afirmar que 'prefiere la corrupción si con ello se gana en agilidad'.

No es la primera vez que unas declaraciones de Ortega provocan cierto estupor y asombro incluso entre sus compañeros de partido y de Gobierno. A principios de este año, el consejero andalucista decía que no debía extrañar el cese fulminante de su compañero José Hurtado al frente de Turismo para ocupar él su cargo porque la intención era situar 'el liderazgo del PA en el sector económico más importante de Andalucía', algo que, justificó, no puede ser considerado como una instrumentalización de la política 'porque todos los partidos hacen lo mismo'. Esta afirmación se produjo después de que Ortega señalara que el paso del PA por dos Consejerías [Relaciones Institucionales y Turismo y Deportes] 'nos ha servido para hacer clientela, porque no sólo de poesía vive el hombre'.

Por otra parte, Ortega presentó ayer la nueva campaña de promoción turística de Andalucía hasta finales del presente año, que contará con una presupuesto de 12,7 millones, que se reparten en 6,5 millones en gasto promocional y 6,2 en gasto publicitario. El consejero de Turismo explicó que se emprenderán campañas en Chicago, Varsovia, Moscú, Praga, Budapest o Shangai, mercados que calificó como 'emergentes y a los que nos dirigimos por primera vez'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002