Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata de un disparo a su hermano en Mazagón tras discutir por el mando de la televisión

Los vecinos de la urbanización Ciparsa, una de las más antiguas de Mazagón (Palos de la Frontera, Huelva), ubicada junto al denominado Muelle del Vigía, aseguraron ayer que los hermanos Ignacio y Rafael Ruiz se llevaban mal, que eran frecuentes las discusiones a gritos entre ambos. Pero nadie en esa barriada de chalés de veraneo podía suponer que sobre las nueve de la noche del domingo, Ignacio Ruiz, de 33 años, iba a realizar dos tiros: primero disparó contra el televisor de la casa, y después contra el pecho de su hermano, Rafael, de 39 años, con una escopeta de caza marca Aya, del calibre 12, legalizada a su nombre por la Intervención de Armas de Sevilla. La violenta discusión se originó por el mando del televisor, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Huelva.

La víctima falleció en el acto tras recibir una 'herida de arma de fuego en el hemitórax izquierdo con abundante sangrado', según el Servicio de Emergencias Sanitaria de Huelva 061. El agresor pasó a disposición judicial tras prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil de Moguer, donde se presentó voluntariamente tras perpetrar el crimen, y ayer ingresó en la prisión de Huelva. Las primeras diligencias, en el lugar de los hechos, las realizó la Policía Local de Moguer, municipio que gestiona con Palos de la Frontera la playa de Mazagón. Una llamada de un vecino alertó sobre los disparos.

Ambos hermanos pertenecen a una conocida familia de joyeros sevillana. El padre, con otro socio, es propietario de Joyerías Ruiz, que tiene dos establecimientos en Sevilla. El agresor trabajaba en la Joyería Román, ubicada en el Centro Nervión Plaza, de Sevilla. Sus compañeros de trabajo, ayer, consternados, se limitaron a decir que 'Ignacio es una persona normal, tranquila y laboriosa'.

La familia solía pasar los veranos en ese chalé, en la avenida de Cristóbal Colón. Los dos hermanos, que estaban solos en el momento del suceso, eran muy conocidos por los vecinos. El alcalde de Palos de la Frontera, Carmelo Romero, afirmó ayer: 'Al parecer, se llevaban mal, discutían mucho, pero nadie esperaba este desenlace. El hecho ha cogido por sorpresa a toda la gente de Mazagón. Estamos consternados'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de septiembre de 2002