Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:XII BIENAL DE FLAMENCO

Traducciones de 'Poderío'

Bernarda de Utrera y La Paquera triunfaron en la inauguración de la Bienal

¿Cómo se las arreglarán los traductores para decir Poderío en japonés? Seguro que los nipones que tuvieron la suerte de asistir, la noche del pasado martes, a la primera cita de la Bienal de Flamenco de Sevilla entendieron el concepto a la perfección; el resto, lo intuirá.

Poderío -el título del espectáculo que inauguró la Bienal-, fue precisamente lo que pudo verse en el escenario del Real Alcázar. Cuatro mujeres gitanas derrocharon eso que se llama poderío ante un improvisado auditorio al aire libre que ocupaba todo el patio de la Montería. Conseguir una entrada para el concierto de La Paquera, Bernarda de Utrera, La Macanita y la bailaora Angelita Vargas era, hace ya más de una semana, una tarea imposible.

Bernarda de Utrera, que muy a su pesar salió sin su eterna compañera, su hermana Fernanda, conquistó al público. Apareció frágil y menuda, vestida con un discreto traje azul y en cuanto abrió la boca creció como Alicia tras comer una de las galletas mágicas en el cuento de Lewis Carroll. 'Pido un aplauso muy grande para mi hermananita Fernanda', dijo con emoción en la voz. Acompañada a la guitarra por Antonio Montoya, la cantaora de Utrera fue la única de la noche que no le dedicó su arte a la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, que se convirtió en el centro de atención del concierto.

'Ya que se va a llevar to las flores, que baile la ministra', dijo un espontáneo harto ya de tantas dedicatoria y ofrendas florales.

'Sevilla se disfraza de ciudad cosmopolita cada dos años. El traje consiste en que la megafonía de los teatros suena en inglés y japonés', comenta una ciudadana alemana residente en la capital andaluza. A La Macanita, la más joven del cartel, le tocó romper el hielo tras la traducción al japonés de Poderío y lo hizo, junto a la guitarra de Diego del Morao, con una toná.

El cante lo cerró La Paquera de Jerez, un torrente de voz a pesar de sus 68 años, que continúa haciendo sus famosas salidas de micro. 'Pero si se la oye igual que antes', decía sorprendida una señora belga que la veía en directo por primera vez. 'Desde que le han dado el homenaje en el Festival de las Minas ha crecido un palmo. Cucha lo elegante que está', comentaba un aficionado. El poderió de las cuatro mujeres no dejó lugar a dudas con el fin de fiesta que se marcaron todos juntos.

El cantaor José de la Tomasa lanzó ayer una idea que no le hizo gracia ninguna al resto de los artistas: 'Por cantar en el Alcázar debíamos de pagar nosotros, en lugar de cobrar'. José de la Tomasa forma parte del cartel de Maestría, el concierto que podrá verse esta noche en el Real Alcázar y para el que están agotadas las entradas.

Chano Lobato, 75 años de maestría

El gaditano Chano Lobato, que a sus 75 años es el veterano de la Bienal, dejó ayer boquiabierto a cuantos pudieron escucharle en la presentación del espectáculo. 'Tarde media hora más o menos, yo me tengo que ir, pero dejo esto apañao al ver que al flamenco se le trata con la dignidad que merece y hasta ha entrado en las universidades', comentó. Junto a ellos estará Calixto Sánchez, poseedor del primer Giraldillo del cante en 1980 y uno de los artistas que más ha hecho por el estudio del flamenco. A la guitarra le acompaña Manolo Franco, también Giraldillo. El baile lo pondrá Milagros Mengíbar. Esta maestra de la Escuela Sevillana se ha propuesto hacer una peteneras, un palo que según los flamencos trae mal fario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de septiembre de 2002

Más información