Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento expedienta al 80% de los mandos del cuerpo de bomberos

El Ayuntamiento investiga si la avería de una grúa está relacionada con el conflicto laboral

El Ayuntamiento ha abierto diligencias previas contra 75 sargentos y suboficiales del cuerpo de bomberos por negarse a escribir los partes a ordenador. Estos trabajadores representan el 90% de los mandos intermedios y el 80% de toda la escala jerárquica. La Inspección General de Servicios les ha advertido por carta de que depurará 'posibles responsabilidades disciplinarias' por su negativa a introducir los partes en el sistema informático. El edil socialista Eugenio Morales denuncia que, tras la sanción, se esconde el conflicto que enfrenta al Ayuntamiento con la plantilla.

Los 75 mandos recibieron una carta a mediados de agosto de la Inspección de Servicios donde se les informaba de que el Ayuntamiento había abierto diligencias previas 'con el objeto de depurar la posible responsabilidad disciplinaria' en la que cada uno de ellos hubiese podido incurrir 'como consecuencia de su negativa a la tramitación y expedición de los partes de intervención mediante el oportuno sistema informático'.

Es decir, que cuando estos mandos llegan a su correspondiente parque, el parte lo hacen a mano en vez de a ordenador, por lo que no queda grabado en el sistema informático del Ayuntamiento. Además, la inspección ha remitido a los 75 bomberos un cuestionario sobre el asunto bajo la premisa de que debe de ser contestado con 'toda claridad y precisión'.

'¿Conoce los perjuicios?'

En el cuestionario, el Ayuntamiento interroga a los bomberos con las siguientes preguntas: '¿Es cierto que desde enero de 2002 usted venía cumplimentando los partes de intervención a través del sistema informático?'; '¿Por qué motivo desde el mes de junio de este año se ha venido negando a cumplimentar y expedir los partes de intervención a través del sistema informático?'; 'Señale los cursos de formación informática que ha recibido', y '¿Conoce usted los importantes perjuicios que se están derivando para el servicio como consecuencia de su negativa a la utilización del sistema informático para la expedición de partes?'.

Además, en el cuestionario el bombero tiene que identificarse con su nombre y apellidos, el DNI, su categoría profesional y el número del parque donde ejerce su labor.

Esta situación se produce desde que los 1.200 bomberos de base consiguieron subir de la categoría D a la C. En el Ayuntamiento existen cinco categorías que van desde la A (máxima especialización) a la E (la mínima). Esta modificación les supuso un aumento mensual en la nómina de 108,18 euros.

Los mandos intermedios (sargentos y suboficiales), que están dentro de la clase C, comenzaron a escribir los partes a mano como medida de presión para forzar su subida a la categoría B, ya que aseguran que tienen más responsabilidades y funciones, propias de sus mandos. Esta modificación debe ser estudiada por Personal en la denominada mesa de carrera, en la que también participan los sindicatos. 'El Departamento de Bomberos no tiene poder negociador. Tuvimos que dar cuenta de esta situación a Personal, porque nos sentimos afectados por la actitud de los mandos intermedios, que nos retrasa mucho la gestión de los partes', explicó el director de los bomberos, Pedro Gallardo.

Ahora, un grupo de secretarias introduce los partes que les llegan por fax a la dirección de los bomberos o bien a través del correo interno del Ayuntamiento. 'Se trata de una situación anómala e irregular, que no afecta a la prestación del servicio de los bomberos, que funciona correctamente', explicó el director del cuerpo. La negativa a hacer los partes en el ordenador se inició, según Gallardo, en junio, cuando los bomberos de base lograron su ascenso a la categoría superior y los mandos intermedios no consiguieron sus reivindicaciones.

Para el concejal socialista Eugenio Morales, la negativa de los bomberos a cumplimentar los partes a ordenador y las diligencias previas abiertas por el Ayuntamiento son el resultado del 'conflicto laboral que se está viviendo entre el cuerpo y el Consistorio'. 'Hay una tensión insostenible. La negativa a usar los ordenadores se debe a que los mandos están haciendo una reivindicación laboral. Desde hace más de un año, los bomberos y su dirección están en conflicto', explicó Morales.

'Pero el Ayuntamiento, en vez de intentar solucionarlo y sentarse a hablar con los bomberos, sólo sabe recurrir a reprender y a poner sanciones. Los problemas colectivos no se pueden solucionar con advertencias individuales', añadió. Para Morales, la escala está 'mal organizada', los cursos de formación 'están mal hechos', en verano ha habido parques con falta de personal y hay bomberos que se niegan a hacer horas extraordinarias.

La dirección está investigando las causas por las que quedó destruido un camión-grúa valorado en 600.000 euros tras volcar sobre otro camión en unas prácticas. Los peritos municipales quieren saber si entre el conflicto laboral y los daños al vehículo existe relación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002