Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La actriz María Félix no murió envenenada

María Félix no fue envenenada. La exhumación del cadáver demostró que La Doña murió el pasado 8 de abril, a los 88 años, en Ciudad de México, por causas naturales. 'Reconocemos la verdad. Nosotros pusimos un doctor de nuestra confianza, y él fue el que nos dio los pormenores', admitió Benjamín Félix, el hermano menor de la actriz, que había conseguido su exhumación tras impugnar un testamento que le ignoraba.

Los resultados iniciales despejaron las dudas planteadas por los familiares litigantes. 'No hubo ninguna presión, buscábamos una verdad y la conseguimos', dijo el hermano. El fiscal de la capital federal, Bernardo Bátiz, agregó que el examen forense de los restos continuará, y también los testimonios de conocidos y amigos de la actriz. María Félix dejó el grueso de su fortuna, propiedades inmobiliarias, obras de artes y varias cuentas bancarias, a su asistente personal, Luis Martínez de Anda, de 28 años.

Oficialmente, los resultados de la exhumación se conocerán dentro de una semana, pero las posibilidades de un envenenamiento 'son remotas', según indicó el abogado José Antonio Alcocer, contratado por el hermano de la actriz. 'De la exploración practicada no se desprende la posibilidad de un fallecimiento inducido. También la posibilidad de una muerte natural es alta, aunque no por razones cardiacas'. La Doña protagonizó 47 películas en los años cuarenta y cincuenta, en América Latina, Francia, España e Italia, aunque rechazó ir a Hollywood, y su vida fue aventurera y siempre polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 2002