Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambio de hábitos entre la audiencia

El incendio en las instalaciones de Torrespaña que el pasado miércoles dejaba a los usuarios de la Comunidad de Madrid sin señal de las cadenas de televisión provocó comportamientos inéditos de los telespectadores, según un informe del Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual (GECA). Como es lógico, el consumo de televisión cayó a mínimos históricos.

Pero la audiencia echó mano del mando a distancia. El conjunto de emisoras no convencionales -que emite desde centros distintos al de Torrespaña- cosechó el mejor registro desde que iniciaron su andadura.

Los madrileños, sin cadenas nacionales ni regional, descubrieron la oferta alternativa que representan las televisiones locales. Y los que disponen de plataforma digital o cable buscaron allí refugio. Así, este conglomerado alcanzó su nivel máximo de audiencia. Un 26,7% de la audiencia, entre 13.30 y 17.45, emigró a la oferta alternativa.

Pero en conjunto se registró una caída sin precedentes en el consumo de los madrileños en la sobremesa. Cada espectador estuvo de media 21,3 minutos ante el televisor, 16,7 minutos menos de lo habitual.

La atracción de la pequeña pantalla quedó clara también en el uso del video en el ámbito madrileño, que se duplicó. Los madrileños que pusieron el video lo tuvieron conectado de media 56 minutos el día anterior y 111 minutos el miércoles durante el apagón.

El incendio en Torrespaña se produjo justo dos años después del devastador siniestro en la torre Ostankino, de Moscú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 2002