Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Marina británica anuncia que ha perdido una pieza radiactiva en su base de Gibraltar

La Royal Navy asegura que no existe riesgo para la salud de los habitantes del Peñón

El Gobierno de Gibraltar recibió en la tarde del pasado miércoles una comunicación de los responsables de la Royal Navy en la colonia británica, en la que se informaba sobre la pérdida de una pequeña pieza radiactiva en las instalaciones de la base militar del Peñón. Según informó el Ejecutivo de Peter Caruana, la pieza esférica, de cinco centímetros de diámetro, se encuentra sellada y hasta su desaparición servía para medir el grado de radiactividad existente en los equipos de la base militar y en los astilleros del Peñón.

En un primer intento de frenar la alarma entre la población de Gibraltar -donde desde la reparación del reactor nuclear del submarino HMS Tireless, existe entre la población cierto recelo hacia todos los asuntos relacionados con la seguridad existente en la base naval que mantiene el Reino Unido en la colonia-, un alto cargo de la Royal Navy aseguró que "la densidad radiactiva de la pieza extraviada es mínima, por lo que cualquier persona que pudiese entrar en contacto con la misma no corre riesgo alguno".

La Marina británica también quiso aclarar ayer a través de una nota oficial, que "la desaparición de la pieza fue detectada durante una inspección rutinaria del material existente en la base". Además para explicar la baja dosis de radiactividad que puede generar la pieza, la Armada británica aseguró que "la radicación puede ser similar a la del sol [...] incluso si se estuviese expuesto durante treinta minutos, la dosis recibida sería menor a la que recibiría una persona durante un vuelo comercial de tres horas".

Desde Gran Bretaña, uno de los expertos que revisaron la reparación del Tireless a petición del Ejecutivo de la colonia, John Large, también aseguraba ayer en una conversación telefónica desde Londres que la Marina del Reino Unido debía dar más explicaciones sobre la naturaleza de la pieza perdida, ya que según el isótopo radiactivo de que se trate (estroncio, iridio, cesio...) será la fuerza y el daño que puede producir.

Bombas sucias

Dependiendo de la fuerza radiactiva de esta esfera podría llegar a ser utilizada incluso para construir una de las denominadas bombas sucias (dirty bombs) que utilizan materiales de bajo contenido radiactivo. Aunque tan sólo es la peor de las hipótesis, Large urgía ayer a las autoridades británicas a dar una explicación plausible y detallada cuanto antes.

Una de las hipótesis manejadas entre los expertos es que se trate de un material radiactivo utilizado como fuente en aparatos de rayos X o similares. Así, podría provenir de la maquinaria de un centro sanitario militar, de uno de los aparatos utilizados para calibrar algunos cañones de grueso calibre o incluso de instrumentos de comunicaciones sofisticados de la estación situada en lo alto del Peñón y que en ocasiones utilizan los servicios secretos y los ejércitos estadounidenses.

A pesar de las explicaciones ofrecidas por la Royal Navy acerca de la "baja" densidad radiactiva de la pieza desaparecida, el Gobierno de Gibraltar remitió ayer un escrito al Ministerio de Defensa del Reino Unido, en el que se exige un mayor control en las operaciones militares que se realicen en la base naval del Peñón e incluso se pide "que se realice de inmediato una revisión de los sistemas de seguridad de estas instalaciones".

Nada más conocerse la noticia a uno y otro lado de la Verja, colectivos sociales como The voice of Gibraltar (La voz de Gibraltar) o la Asociación Gaditana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza (Agaden) mostraron su preocupación por lo sucedido. Sara Abecasis, portavoz de La voz de Gibraltar, valoró "que la Armada británica haya informado a la opinión pública sobre lo sucedido", pero insistió en que "la pieza extraviada debe ser encontrada lo antes posible, por que existe cierta preocupación entre los habitantes del Peñón, a pesar de que se haya confirmado que no existe riesgo alguno para las personas".

Asimismo Martín Caballero, portavoz de Agaden, señaló que "este nuevo suceso ocurrido en la base naval de Gibraltar pone de manifiesto las carencias a la hora de realizarse en esta base militar trabajos con material radiactivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 2002