Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Buen y el peaje

El señor Buen Lacambra, vicesecretario general del PSE guipuzcoano, dice dar por zanjada la polémica sobre el peaje de la A-8 para 'no hacerme famosa'. Me parece muy bien que este 'famosete' de la política guipuzcoana considere la actividad pública como mero trampolín para tener un nombre y un hueco en la sociedad. En cualquier caso, mejor esa consideración que la de tantos otros compañeros de su partido que simplemente la utilizaron como medio de enriquecimiento personal e ilícito.

Pero explique de una vez, señor Buen Lacambra, las razones por las que sigue usted negándose a contestar a unas preguntas tan sencillas como éstas: ¿qué ha llevado a los mandamases socialistas guipuzcoanos a defender el peaje cuando gobernaban desde la Diputación, luego a rechazarlo cuando pasaron a la oposición de la mano de sus pactos con el PP, y finalmente a volver a defenderlo tras hablar con Sudupe? ¿Qué les ha dado a cambio el diputado general? Conteste a esto, que si no vamos a acabar pensando mal.

Respecto a las políticas sociales de su partido, recordarle sólo que cuando ustedes gobernaron en Madrid redujeron brutalmente las prestaciones por desempleo mientras dejaban a la beautiful socialista hacer sus maravillosos negocios.

Efectivamente, llevamos un año gobernando con dos partidos nacionalistas. Ustedes estuvieron más de una década, con tristísimos resultados y firmando lo que sus socios les ponían por delante, hasta el punto de que la crisis del socialismo vasco viene a coincidir con el abandono de sus poltronas. Y salieron de aquel Gobierno un mes antes de finalizar su mandato, en vísperas de unas elecciones donde Mayor Oreja les ofreció un puesto de subalternos.

Si bien ambos damos por zanjada la polémica, en ningún momento piense que por ello en IU-EB vamos a renunciar a seguir adelante con nuestra campaña en contra de la prolongación del peaje en la A-8 a partir de junio del año que viene. Señor Buen, va a tener usted peaje hasta en la sopa, hasta que consigamos librar a los guipuzcoanos del atraco que se cierne sobre ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002