Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:'HARDWARE'

La moda de personalizar el ordenador triunfa entre los entusiastas de la informática

Torres de ordenador con ventanas transparentes y tubos de neón iluminando cables y placas, ratones fluorescentes, teclados con luces, monitores pintados. Llega el 'modding' o modificación estética de equipos informáticos

Muchos y muchas han salido embobados de las parties de este verano. No sólo por los juegos, las conferencias o el reencontrarse con buenos amigos. Han visto cosas que nunca imaginaron, torres de ordenador con ventanas transparentes y tubos de neón iluminando cables y placas, ratones fluorescentes, teclados con luces, monitores pintados, sistemas de refrigeración líquida y adhesivos espectaculares. Cada vez son más los aficionados al modding que exhiben sus equipos en estas reuniones, buscando el reconocimiento para un trabajo de chinos.

Sacar el máximo partido

Es la moda entre los entusiastas del hardware, locos por sacar el máximo partido a todos los componentes de sus máquinas: placas, microprocesadores, tarjetas y, ahora, la estética. 'El boom empezó hace aproximadamente un año', explica Jaime Díaz, más conocido como Maz, fundador de Hardlimit, la primera página web destinada a estos forofos de la maquinaria y tienda virtual pionera en España de productos para el modding, término que viene del inglés modification o de modificación de ordenadores.

Maz, como la mayoría de aficionados, llega del mundo del overclocking, una costumbre añeja entre los virtuosos del hardware que consiste en forzar el equipo para incrementar sus prestaciones, elevando la velocidad de trabajo de los componentes, lo que aumenta la temperatura y precisa de una refrigeración más efectiva.

Para ello, los overclockers comenzaron a instalar todo tipo de dispositivos especiales en sus ordenadores, como disipadores de mayor rendimiento y diversos ventiladores, que hacían al equipo casi tan ruidoso como un avión.

'Poco a poco, se ha ido evolucionando hacia sistemas más extremos, como la refrigeración líquida, compresores de nevera con temperaturas bajo cero, bombonas de agua conectadas al ordenador, cambio de fase e incluso, los más osados, nitrógeno líquido', explica Maz.

Aprovechando la instalación de estos sistemas, usualmente a cargo de los propios usuarios, muchos aprovechan para pintar la torre por dentro, ponerle asas, sustituir los feos cables por otros más estéticos... Así nació el modding.

Maz abrió, hace dos años y por afición, la primera web en España sobre overclocking y las técnicas de refrigeración, que hoy gozan de excelente salud: 'Hay fabricantes que empiezan a montar de serie la refrigeración líquida, por ser más efectiva y menos ruidosa que la convencional por aire. La insonorización del equipo es una de las necesidades de las personas que tienen el ordenador en su habitación y lo dejan toda la noche descargando música o programas'.

Pronto se fijó en el modding, que se empezaba a practicar en el norte y centro de Europa, China, Corea, Japón y Estados Unidos. Fue tanta la aceptación que hoy sólo se dedica a su tienda virtual de componentes para el overclocking y el modding, del que dice: 'Tiene un gran futuro comercial, estamos sólo en los inicios y cada vez hay más y mejores productos'. Aunque en esta afición tienen más importancia el cerebro y la imaginación que el dinero, en Gran Bretaña y otros países existen empresas que hacen la personalización por encargo a quien no sea un manitas.

Es en los concursos de modding, dentro y fuera del Estado, y en las parties, especialmente en la Campus Party, donde estos artesanos de la máquina exhiben orgullosos sus creaciones. Sólo vale el más difícil todavía, la individualización total, tener un sistema único o, como dice Díaz, 'diferenciar tu equipo de las cajas blancas con poca gracia, equiparlo con lo último, lo más espectacular, lo más imaginativo y, sobre todo, lo que más apasiona es que te lo has hecho tú mismo'.

'Kits' de complementos

Aunque hace un año los pioneros debían construirlo todo por ellos mismos, poco a poco hay más tiendas donde se venden complementos ya hechos, como cajas premodificadas, kits de ventanas para torres, luces de cátodo frío, rejillas de ventilador cortadas por láser, hilos de neón, adhesivos decorativos... Hardlimit se nutre de proveedores de todo el mundo, especialmente Alemania, Holanda, Estados Unidos, Taiwan o Finlandia.

'El mod más usual es poner una ventana de plexiglás en la torre y luces de neón dentro, para dar ambiente cuando trabajas por la noche. Pero cada vez se hacen cosas más complicadas, como diseñar y realizar una caja totalmente nueva, montar ordenadores en los sitios más insospechados, modificar dispositivos como discos duros, unidades de CD o DVD-ROM y fuentes de alimentación, crear efectos de iluminación espectacular, instalar LCD... Cuanto más reto, mejor', explica Maz.

Hardlimit ponía en marcha, a principios del verano, su primer Concurso de Mods. Los participantes enviaban fotos de sus creaciones junto a una explicación de cómo lo habían hecho. Leerlas es trasladarse a un taller de carpintería, fontanería, informática y bricolaje, todo junto y revuelto.

La Dremel, un taladro pequeño, con motor, que lo mismo sirve para fresar, lijar, cortar chapa o hacer agujeros, es la herramienta principal de estos artistas, junto al destornillador, el pelacables, el soldador, la silicona... Todo vale si la modificación es buena.

'Cada vez hay más entusiastas. Nuestra página cuenta con unas 12.000 visitas diarias y subiendo y en nuestros foros hay 1.100 usuarios registrados. En España habrá más de 10.000 forofos reconocidos y a nivel mundial el número de power users es cada vez mayor. Hay bastantes canales de chat y foros en la web donde se puede aprender y conseguir información. Incluso he tenido que dejar aparcados otros proyectos, como la refrigeración líquida, para atender la demanda de productos especiales para el modding. Esto va para arriba', explica, aún sorprendido.

¿Con Internet en crisis, la gente se refugia en la estética? Quizá. ¿Es una reacción al guiño lanzada por Apple con sus ordenadores apetecibles a la vista? 'Puede ser que, en un principio, el modding naciese para imitar la nota de originalidad que daban los Macs, pero después se disparó más allá. Los Macs son novedosos, pero siguen siendo todos iguales y aquí se persigue que sean diferentes', afirma el experto, quien, como la mayoría, ha aprendido de forma autodidacta lo que él traduce como trastear: 'Te cargas un par de microprocesadores, rompes algún que otro componente y eso duele, pero aprendes'.

La misma moda para el coche o la consola

El modding es primo de otra palabra inglesa: el tuning o personalización del automóvil, una afición más vieja y extendida. Como el modding, consiste en pintar el coche al gusto, tatuarlo, instalarle alerones, ventanas en el capó o luces estratégicas. 'El fin de ambas aficiones es el mismo: tener una cosa diferente de los demás', afirma Maz, quien, además de jugar a cambiar la estética del ordenador, hace lo propio con su automóvil. Y asegura no ser el único: 'Muchos aficionados lo son a las dos cosas. Ahora está muy de moda ponerle un ordenador al coche, o hasta a una PlayStation'. La cuestión es la misma: embellecer y personalizar las máquinas que más usamos, con las que nos identificamos y que nos acompañan cada día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002

Más información