Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

LA FAMILIA DE 'LA DOÑA' PIDE LA EXHUMACIÓN DEL CADÁVER

Hermanos de María Félix plantean dudas sobre la causa de su fallecimiento

La Doña no encuentra descanso ni tras la muerte. Los hermanos de la actriz mexicana María Félix, fallecida el pasado 8 de abril, día en que cumplía 88 años, han pedido que se exhumen sus restos porque sospechan que la diva no murió a consecuencia de un infarto, como figura en el certificado de defunción. José Benjamín Félix Guereña, hermano de la protagonista de Doña Bárbara, llega aún más lejos. Cree que los que rodeaban a la actriz al final de su vida pudieron suministrarle medicamentos 'de forma indebida para someter su voluntad o dañar su salud', según el diario mexicano Reforma.

La familia asegura que comenzó a sospechar antes de abrir el testamento, pero lo cierto es que las últimas voluntades de la diva despertaron todo tipo de conjeturas. La Doña había anunciado en varias ocasiones que dejaría sus bienes al 'pueblo de México'. Cuando el 4 de junio se abrió el testamento, resultó que la Doña no se había acordado ni del pueblo mexicano, ni de sus familiares. María Félix había nombrado heredero al empleado que la cuidó en los últimos años de su vida, Luis Martínez de Anda.

Circunstancias extrañas

'Se duda de las circunstancias que rodean la muerte de María Félix; son extrañas', asegura el abogado de Félix Guereña en Reforma. 'En primer lugar porque no le fue permitido a la familia ver el cuerpo por instrucciones de los amigos de la señora'. Otro punto que despierta suspicacias entre los desheredados es el acta que certifica la muerte. 'El certificado de defunción lo firmó un médico general, sin especialidad en cardiología, quien además omitió el motivo que originó el infarto, y tampoco hubo ninguna autopsia'.

Como en las mejores novelas policiacas, el principal beneficiario de la herencia de la actriz, Martínez de Anda, obstaculizó el acceso a la casa de la Doña a familiares y amigos en los últimos meses de su vida, según los hermanos de la diva, 'lo que hace pensar que probablemente se haya buscado cómo manipular su voluntad, ya sea con violencia física, o moral, o por medio de medicamentos'.

Hasta la redacción del polémico testamento es vista con recelo por los familiares. 'Inicialmente se observa que el acta fue levantada de noche, lo que no es común en un notario público. En segundo lugar, se hizo en el domicilio de la señora sin que tampoco se justifique la razón, porque si se piensa que contaba con buena salud física y mental, ¿por qué se hizo en su casa y no en la notaría?; pero si no contaba con buena salud, ¿por qué no estuvo presente el médico que lo certificara?'. ¿Y qué dice el principal sospechoso, Martínez de Anda? Mantener la calma, claro. 'Si ellos [los familiares] quieren investigar algo, que lo hagan. No hay por qué temer'. .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002