Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las acciones de Sol Meliá se desploman tras anunciar una reducción del 92,8% en sus beneficios

La cadena hotelera española Sol Meliá, con casi 50 años de historia, presentó ayer unos beneficios netos atribuidos en el semestre de 3,8 millones de euros, un 92,8% por debajo de los obtenidos en el mismo periodo de 2001. Las acciones de la compañía sufrieron la mayor caída del mercado español, un 9,89%, que sitúan el valor en su mínimo histórico, de 4,74 euros, después de perder un 20,34% en las últimas tres sesiones, y por debajo incluso del desplome tras el 11 de septiembre.

La crisis del sector turístico, por la ralentización de la economía mundial y la repercusión del 11 de septiembre, se dejó sentir con dureza en la compañía, con 356 establecimientos en 30 países. Sol Meliá obtuvo en el segundo trimestre del ejercicio una pérdida de 5,8 millones de euros, frente a los beneficios de 22,1 millones entre abril y junio de 2001.

En los malos resultados de la primera mitad del año influyeron en gran medida las diferencias por tipo de cambio en los países de Latinoamérica (un impacto negativo de 8,5 millones de euros), cuyas divisas, como el real brasileño, han sufrido fuertes devaluaciones en los últimos meses. También se aprecia la falta de beneficios extraordinarios, frente a los 11,8 millones del mismo periodo de 2001 por la venta de activos y otros.

El resultado de explotación antes de intereses, amortizaciones e impuestos (Ebitda) cayó un 23,1%. Este descenso refleja la caída en ingresos no hoteleros, el escaso crecimiento en los ingresos hoteleros, de sólo el 0,78%, y la reducción en las comisiones por gestión y franquicias, estas dos últimas a consecuencia de la crisis del turismo. También afectó el incremento del 4,3% en gastos, que el director de Comunicación de la cadena, Jaime Puig, atribuye a la apertura de 14 nuevos hoteles.

Sol Meliá también anunció ayer la rebaja en sus objetivos de crecimiento del Ebitda para final de año, desde un 'utópico' 15% a un máximo del 4%. Este dato confirmó los temores de algunos analistas, aunque Puig hizo una lectura positiva, pues 'prácticamente todas las compañías del sector han hecho una revisión que prevé bajadas, mientras que nosotros mantenemos expectativas de crecimiento, aunque moderadas'.

Puig advirtió además de que antes de final de año se provisionarían unos 14 millones de euros por la participación de Meliá en la empresa de Internet AOL Avant, cifra que se esperaba compensar con la venta de activos no estratégicos. La empresa sufrió ayer otro varapalo, pues la agencia de calificación financiera Ficht rebajó su rating, aunque mantiene su perspectiva en estable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de agosto de 2002