Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Terra Mítica censura a su auditora

El parque discrepa del informe de Arthur Andersen, que eleva un 66% sus pérdidas

El parque temático Terra Mítica, de Benidorm, parece no querer desprenderse de la polémica en la que vive inmerso desde su apertura, por iniciativa de la Generalitat de Valencia, en el verano de 2000. A las críticas políticas, al expediente de la Comisión Europea por la posible ilegalidad de las ayudas oficiales y a su elevada deuda -236,3 millones de euros, de los que 100 son a corto plazo- se ha sumado ahora la polémica por las cuentas de 2001. La empresa cifró las pérdidas en 38,8 millones, pero su auditora, Arthur Andersen, las eleva a 64,5 millones.

El parque temático de Benidorm acumula unas pérdidas de 91,5 millones de euros desde su apertura, en el verano de 2000

El consejo de administración de la empresa Terra Mítica, Parque Temático de Benidorm, SA, participada por la Generalitat de Valencia, Bancaixa y la CAM, además de varios grupos empresariales privados, aprobó a finales del pasado mes de junio las cuentas correspondientes al ejercicio de 2001, el primero completo de funcionamiento del proyecto estrella del hasta hace poco presidente de la Generalitat y ahora ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana. El balance arrojaba un saldo negativo de 38,8 millones de euros. Los gestores de la sociedad argumentaron entonces que las pérdidas son habituales durante los primeros años de operaciones de los parques de ocio -de hecho, Terra Mítica ha acumulado unas pérdidas de 91,5 millones de euros desde su apertura, hace ahora dos años- y destacaron una reducción de las deudas de 30 millones, 11 correspondientes a obligaciones a largo plazo y los restantes 19 millones de obligaciones a corto plazo.

Sin embargo, la auditora Arthur Andersen, encargada de analizar las cuentas de 2001, eleva en un 66% -hasta los 64,5 millones de euros- las pérdidas declaradas por la sociedad en ese ejercicio y aconseja que se amorticen los 25,6 millones de euros consignados en el balance como gastos de establecimiento del parque de ocio. Y todo ello 'de acuerdo con criterios de prudencia valorativa', según el informe del auditor, que alerta del riesgo de ejecución del crédito sindicato concedido al parque 'al incumplirse alguno de los ratios exigidos' por las entidades financieras.

'Considerando las proyecciones de resultados de la dirección y de Paramount Parks [la multinacional norteamericana que actualmente se encarga de la gestión del parque] en el plan de negocio 2002-2006, y de acuerdo con principios de prudencia valorativa, el mencionado saldo debería ser íntegramente cancelado en 2001 en concepto de gasto extraordinario', explicaba el auditor. Esta operación 'supondría incrementar las pérdidas mostradas en las cuentas anuales en 25,68 millones de euros', añadía.

De acuerdo con estos datos, en los dos primeros años de funcionamiento la sociedad ha consumido el 61% de su capital inicial. Los fondos propios (el capital una vez restadas las pérdidas) descienden, según el ajuste sugerido por Arthur Andersen, de 119,4 millones de euros a casi 94 millones. Las deudas se elevan a 236,3 millones de euros -pese al recorte practicado por sus actuales gestores-, de los que 100 millones son a corto plazo y el resto, a largo plazo. Con este escenario, las deudas más que duplican los fondos propios de la sociedad, lo que dificultaría la operación acordeón planteada por los gestores para enjugar las pérdidas del parque temático de Benidorm.

La empresa reaccionó el mismo día que este diario publicó el informe de Arthur Andersen y desautorizó a la auditora por lo que considera 'un exceso de rigor' en sus recomendaciones, que relacionaba con 'la situación por la que atraviesa la auditora', en referencia a su implicación en el escándalo de Enron en EE UU. En una nota oficial, Terra Mítica reafirmaba su 'solidez financiera' y añadía que 'discrepa del criterio del auditor'. La compañía, que sustituyó a Andersen por KPMG al poco de conocer el contenido de la auditoría, señalaba que la primera había 'aplicado al máximo el criterio de prudencia valorativa, que no es más que una recomendación del Plan General de Contabilidad, para concluir que el resultado negativo es superior'.

156 millones de deuda

Este nuevo episodio de polémica en torno a Terra Mítica ha reavivado las críticas de la oposición por la participación de la Generalitat en el proyecto a través de la Sociedad Parque Temático de Alicante, SA (SPTA), empresa pública instrumental que engloba a Terra Mítica en Benidorm y la Ciudad de la Luz en Alicante. Esta sociedad es la que mayor deuda arrastra de todas las empresas públicas de la Generalitat, con 156 millones de euros. La oposición ha criticado de forma reiterada la politización del proyecto empresarial y ha pedido la salida de la Generalitat del capital de Terra Mítica.

Precisamente a primeros de junio el Gobierno valenciano autorizó la concesión de avales a SPTA destinados a garantizar una operación de crédito por un importe de hasta 145 millones de euros de principal, con el fin de financiar la ejecución del plan de inversiones. La sociedad mantiene préstamos a largo plazo con la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Bancaixa, Caja Rural de Valencia, bancos de Valencia, Alicante y Comercio, BBVA, Banco de Crédito Local, DGZ Dekabank y HSBC Bank. Estas operaciones de crédito, que no vencen hasta 2012, están avaladas por la Generalitat, accionista único de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de agosto de 2002