Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IBM compra el negocio de consultoría de Price por 3.500 millones de dólares

IBM, la mayor compañía de tecnología de la información del mundo, ha reforzado su división de servicios con la adquisición del negocio de consultoría de PricewaterhouseCoopers (PwC), la primera auditora mundial, por 3.500 millones de dólares en acciones y efectivo. El acuerdo fue alcanzado el mismo día en que por imperativo legal las auditoras de Estados Unidos están obligadas a prescindir de sus divisiones de consultoría.

PwC llevaba tiempo tratando de desprenderse de su división de consultoría, por la que en un momento llegó a estar muy interesada Carly Fiorina, de Hewlett-Packard, el segundo mayor fabricante de ordenadores del mundo. Fiorina ofreció hasta 18.000 millones de dólares por la pieza, cantidad que fue rechazada en 2000 por el consejo de administración de la compañía de Palo Alto, que la consideró desorbitada. Al quedarse sin postor, Price sacó la división al mercado, infructuosamente hasta ayer, cuando su consejero delegado, Samuel DiPiazza, y el presidente de IBM, Samuel Palmisano, anunciaron el acuerdo conjuntamente.

"Esta operación nos permite cumplir nuestro compromisos de separa completamente PWC Consulting de PwC", declaró DiPiazza en un comunicado que no comentaba sobre la gran diferencia entre el precio negociado con Fiorina y el concedido a Palmisano. "Permitirá liberar a la división de consultoría de las restricciones regulatorias de nuestro sector".

PwC Consulting tiene previsto facturar este año del orden de 4.900 millones de dólares, con una nómina de 30.000 empleados que ahora pasarán a trabajar junto a los 150.000 de IBM Global Services, casi la mitad de la plantilla de 320.000 en todo el mundo de Big Blue. La división de servicios de IBM fue el motor del crecimiento de la compañía en la pasada década, pero ha perdido fuerza en estos años de contracción en el sector tecnológico donde, además de cortar gastos en equipos, las empresas han reducido la contratación de servicios.

Primera operación del relevo

Esta es la primera gran operación de Palmisano, que en marzo tomó el relevo de Louis Gerstener, quien a lo largo de nueve años cambió por completo la suerte de IBM. A Palmisano le volvió a tocar lidiar con tiempos malos: el pasado trimestre prescindió de 8.000 trabajadores y puso en marcha un plan de recorte de gastos. En lo que va de año, la cotización de IBM ha perdido el 40% de su valor.

"El cliente es la razón de este acuerdo con PwC" comentó Palmisano. "Los clientes no sólo buscan nuevas ideas para mejorar sus negocios, sino que buscan socios con gran conocimiento empresarial y la capacidad de explotar la tecnología para conseguir que esas ideas se reflejen en la cuenta de resultados. Esta adquisición subraya nuestro compromiso con esta estrategia".

La adquisición será efectiva a finales del tercer trimestre, a tiempo para contribuir positivamente a los resultados finales de IBM en 2002. Los analistas calculaban ventas en torno a los 83.000 millones de dólares, frente a los 85.900 millones del año pasado, que ahora incrementará la toma de control de PwC Consulting.

La mayoría de los expertos ha visto con buenos ojos la operación y consideran que PwC estaba desesperado por vender su división de consultoría para volcarse de lleno a la de auditoría. Para IBM también lo consideran bueno, puesto que Hewlett-Packard hubiese comprado PwC Consulting después de haber adquirido Compaq Computers en mayo pasado, se hubiese reforzado demasiado como rival de IBM en varios negocios. Todo ello, a pesar de que no se considere que la fusión de Hewlett Packard con Compaq sea un rotundo éxito. En este sentido, los analistas creen que PwC ha optado con el mejor de los compradores porsibles puesto que la empresa de consultoría tiene que clientes que necesitan y quieren buenos sistemas informáticos integrados, negocio en el que IBM tiene experiencia y al que está volcándose la empresa con la nueva dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de julio de 2002