La esposa de Rumsas, encarcelada

Edita dice que algunos medicamentos eran para su marido, y el lituano, que todos para su suegra

El juez instructor Edita Rumsas, la esposa del tercer clasificado del Tour, fue encarcelada ayer al encontrarse evidencias de haber cometido un delito de 'administración, cesión, oferta y ayuda en el uso de productos dopantes'. de Bonneville, en el sureste de Francia, consideró 'incompletas y en algunos casos poco creíbles' sus explicaciones sobre los productos que encontraron los agentes aduaneros en su coche cuando intentaba cruzar la frontera entre Francia e Italia el domingo.

Edita Rumsas compareció en el Palacio de Justicia durante tres horas, acompañada por su abogada, Véronique Coudray, y se defendió asegurando que las medicinas iban destinadas 'a su familia', sin especificar a quién ni por qué motivos. 'Edita le dijo al juez que había medicinas para toda la familia, también para su marido. Pero no todos los productos eran dopantes', aclaró la abogada, según Efe. El diario Le Parisien fue más lejos. Asegura que delató a su marido. Sin embargo, el fiscal no lo confirmó.

Más información

Aclarar si Rumsas se dopó durante el Tour o no puede resultar complicado. El corredor lituano ha pasado todos los controles antidopaje que se le efectuaron durante el Tour. Aunque la Unión Ciclista Internacional (UCI) sospechaba de él por sus elevados niveles de hematocrito (la concentración de glóbulos en la sangre) y el segundo día de descanso, el lunes 22, llegó a someterle a dos controles, uno de sangre y otro de orina, Rumsas ha aprobado todos los exámenes. Pese a las sospechas que levanta su caso, la única posibilidad de que sea desposeído por ahora de su tercer puesto en el Tour pasa por que se demuestre que se dopó o que él mismo lo confiese.

El ciclista lituano, que se encontraba ayer en su casa de Italia, en Lunata, junto a sus tres hijos, ha hablado públicamente para defender su inocencia e insistir en que su participación en el Tour 'está limpia'. 'No he tomado nada ilícito', dijo. Y aportó otro detalle sobre el destino de las sustancias que transportaba su esposa: 'Son para mi suegra, Yakstenia', aseguró. 'Los medicamentos los llevaba mi mujer desde Lituania'.

Esa explicación, sin embargo, no tiene ningún encaje para los investigadores. El fiscal Vincent Le Pannerer, encargado del caso, recordó que la esposa de Rumsas llevaba en el coche 'una cantidad importante de productos médicos, de los cuales algunos se pueden considerar dopaje, como corticoides, testosterona, EPO, hormona del crecimiento y anabolizantes'. Además, dos de los medicamentos tenían adjuntas recetas escritas en polaco. Según Rumsas, tiene también explicación. Dice que a su suegra la atendía un médico de ese país. Se trata del doctor Krzysztof Ficek, quien también ha dado su propia versión: 'Se los di a la señora Rumsas hace un mes, para que no tuviera problemas en la frontera. No era necesario, pero ella lo pidió por si acaso'. El médico no habló de la suegra, y recalcó que en las recetas no se incluían sustancias prohibidas. Eso sí, apuntó sus sospechas de que Edita Rumsas pudo conseguir los productos dopantes 'en Francia'.

En el Lampre dudan de que Rumsas se dopara durante el Tour. Sin embargo, sospechan que la esposa del lituano sí puede dedicarse a la compraventa de esos productos, y que pudo acudir a Francia a conseguir sustancias prohibidas para luego venderlas en Italia. Los seis miembros del equipo que también habían sido detenidos en el viaje de regreso desde París a Italia -un conductor, dos mecánicos y tres masajistas- fueron puestos en libertad ayer sin cargos.

Edita Rumsas entra en el coche policial camino de su encarcelamiento.
Edita Rumsas entra en el coche policial camino de su encarcelamiento.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de julio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50