Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ÚLTIMA NOCHE LEGAL DEL 'BOTELLÓN'

Cautela vecinal ante la dificultad de aplicar la nueva norma

Los vecinos de las áreas de la capital más afectadas por el fenómeno del botellón se muestran 'satisfechos' con la entrada en vigor de la ley que prohíbe su práctica, pero también expresan su cautela ante las medidas propuestas (véase gráfico). Algunos residentes en la plaza del Dos de Mayo -una de las más afectadas por la costumbre de beber en grupos y en la calle- denunciaron ayer que los chavales ya no beben en mitad de la vía pública, pero lo hacen 'en el interior de los portales'.

Por su parte, la oposición (PSOE e IU) califica de 'exagerada, contraproducente, efectista y díficil de aplicar' la nueva norma. Hasta el propio defensor del Menor de la Comunidad, Pedro Núñez Morgades, reconoció 'lo difícil' que será implantar esta ley por 'controvertida'.

Pero el Gobierno regional no parece dispuesto a dar marcha atrás. El consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, describía así lo que se vive en los hospitales: 'Es lamentable ver a los chavales, con grados de etilismo impresionantes, entrar en fila en las urgencias de los hospitales los viernes y los sábados. Llegan a las diez o doce de la noche, se les pone la vitamina B12 y, cinco horas después, vuelven a casa con la borrachera pasada, habiendo estado a punto de morir. Sus padres no se enteran'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 2002