Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIONES

Santiago Baselga, un superviviente multimillonario

Santiago Baselga trabaja en el campo de la tecnología desde 1982. En 1993 compró Encomix, una compañía de Zaragoza que se convirtió en un ISP. 'Fuimos el segundo proveedor de España, después de Goya Servicios Telemáticos', explica Baselga. 'Pero con la aparición de Infovía, nos pusimos las pilas. La conexión pasaba de 530 a 170 pesetas la hora por Infovía, y era mucho más rápida'.

A partir de ese momento, el negocio no para de aumentar. 'Recibimos muchas propuestas de compra, pero crecíamos alrededor de un 40% al año y no queríamos vender'. El grupo norteamericano PSINet le puso 5.700 millones de pesetas sobre la mesa, y no se resistió. 'En 2000, nuestra filial era la que más contratos firmaba en Europa después del Reino Unido. Teníamos 2.500 millones de pesetas en contratos y facturamos 1.800 millones en conectividad'.

MÁS INFORMACIÓN

En 2001, PSINet entra en crisis. Además del estallido de la burbuja de Internet, los norteamericanos realizan una mala gestión de adquisiciones de nuevas empresas. Baselga vuelve a comprar su empresa, pero por 50 millones. Así nace TB Solutions.

'Hemos tenido mucha cintura para adaptarnos a los cambios tecnológicos. No queda ninguna de las empresas de videotex con las que competíamos al principio. Tampoco han sobrevivido los proveedores de acceso que eran nuestros competidores', dice Baselga, de 44 años de edad.

Aunque sigue trabajando con el mismo equipo, TB Solutions, su nueva empresa desarrolla aplicaciones para banca electrónica y ha realizado una importante apuesta por la firma digital. 'Es un nicho muy estrecho que en España en 2002 no superará los 350 millones de euros de facturación; pero somos líderes en el mercado de firma digital'.

A la hora de hablar de los ISP en España, Baselga distingue entre proveedores de Internet y proveedores virtuales. 'En realidad, muchas empresas que ofrecían conexión a Internet eran ISP virtuales de Telefónica que revendían los servicios a terceros'.

En su opinión, el acceso gratuito dio al traste con la mayoría de los proveedores españoles. 'Se acababa el monopolio de Telefónica y llegaban los nuevos operadores. Internet era el petróleo del siglo XXI. Lo importante era tener clientes, aunque no pagaran. Retevisión comenzó a dar acceso gratuito a Internet. En los planes de negocios de las telefónicas se contemplaba la desaparición de casi todos los proveedores de Internet en España. A nosotros no nos afectó demasiado porque nos compró PSINet. Nuestra estrategia de negocio era distinta. Montábamos redes privadas virtuales, líneas punto a punto, ofrecíamos alojamiento de páginas web a las empresas. No obstante, los clientes particulares desaparecieron'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de julio de 2002