Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isla Mágica garantiza su viabilidad tras acordar con los bancos acreedores el perdón del 73% de su deuda

El parque registra, a 21 de junio, un 10% más de ingresos que la pasada temporada

Los gestores de Isla Mágica empiezan a ver luz al final del túnel, justo cuando el parque temático acaba de celebrar su quinto cumpleaños. La sociedad, que preside el concejal de Economía del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo, está a punto de cerrar un acuerdo con las 17 entidades bancarias a las que adeuda algo más de 39 millones de euros (unos 6.500 millones de pesetas) para el perdón del 73% de esa cantidad. El objetivo fijado por Carrillo al inicio de la temporada era la quita del 80% de esa deuda bancaria. El resto, unos 11 millones de euros, los aportarán los principales accionistas del parque, las cajas de ahorros El Monte, Caja San Fernando y Unicaja, mediante una ampliación de capital.

El acuerdo para la quita de la deuda con los bancos acreedores aún está pendiente de formalización jurídica, pero, según fuentes de Isla Mágica, a falta de que se redacte el convenio de condonación de deuda que le daría validez legal, se ha pactado el perdón del 70% del principal de la cantidad impagada, unos 35 millones de euros, y del 100% de los intereses, otros cuatro millones más.

Una vez alcanzado este principio de acuerdo con las 17 entidades bancarias acreedoras, el principal escollo pendiente de solución es, precisamente, la fórmula legal que se elija para suscribirlo. El 50% de la deuda la mantiene Isla Mágica con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), una entidad pública que, por su normativa de funcionamiento, pondría reparo a dar semejante trato de favor a una empresa privada, como es el parque temático. Sin embargo, parece ser que esta dificultad podría ser salvada segregando esa mitad del ICO del resto.

Así, cuando otras 16 entidades financieras privadas den su visto bueno a la quita de su deuda con Isla Mágica, el ICO se vería más confiado a aceptar ese acuerdo que le permitiría, al menos, recobrar el 27% de las cantidades prestadas. Serían, por tanto, dos convenios de condonación de deuda diferentes los que habría que suscribir.

Una vez quede perdonada la mayor parte de esa cantidad, y sea abonado el resto por las cajas de ahorros, la tarea de la dirección del parque se centrará, hasta que termine la temporada, en negociar la posibilidad de la entrada en el accionariado del parque de un operador especializado para que, con tiempo, empiece a planificar el futuro de una Isla Mágica saneada a partir del próximo año.

Pese a que hay varias ofertas de empresas del sector por hacerse con el control del parque, aún está por ver si, una vez conseguido el relativo saneamiento de las cuentas de la sociedad, las cajas de ahorros, que se hicieron con la mayor parte del capital a comienzos de 2000, quieren abandonar Isla Mágica o si prefieren sumar al proyecto a algún operador especializado pero conservando ellos su participación.

Lo que sí es claro, si se cierra definitivamente este comienzo de acuerdo, es que quien dará por terminada su labor en el parque será Emilio Carrillo que, además del perdón de la deuda, se muestra satisfecho de la labor de ajuste que han realizado en los costes de funcionamiento y de personal de la sociedad. Dichos ajustes han empezado a dar sus frutos en la temporada baja del parque que, hasta el 21 de junio, ha registrado un 10% más de ingresos, y un 8% más de visitas, que la pasada campaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de julio de 2002