Justicia ultima una ley para reducir los pleitos por separación

La consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, Carmen Hermosín, aseguró ayer que su departamento ultima un borrador base de una futura ley sobre mediación familiar similar a las normativas instauradas en otras comunidades como Cataluña, Valencia y Galicia. La norma buscará evitar el mayor número posible de juicios por separación, tanto de hecho como de derecho, agotando todas las vías de mediación de la administración de Justicia para alcanzar el mutuo acuerdo. La actuación comienza una vez que las demandas de separación ya están interpuestas en los juzgados de lo Civil.

Aunque no dio plazos concretos, Hermosín afirmó que el borrador está prácticamente cerrado, por lo que la ley podría ser tramitada en el parlamento a finales de este año o comienzos del próximo.

Una de las razones de la futura ley es la regulación del Servicio de Mediación Familiar que desde principios de 2002 funciona en Málaga en los juzgados 5 y 6 de lo Civil. En cada una de estas dependencias, un equipo formado por el juez, un psicólogo y un trabajador social se encargan de agotar todas las vías posibles para que las partes alcancen un acuerdo que evite la celebración del juicio, mediante el asesoramiento a los implicados, incluidos los hijos. 'El juez llama a los implicados y, si no hay pacto, se paralizan los autos y comienza el trabajo del psicólogo y el trabajador social con la pareja y los hijos, si los tienen', explicó la delegada de Justicia en Málaga, Aurora Santos.

Extender el servicio

Málaga es la única ciudad andaluza que cuenta con este programa. La consejera de Justicia matizó: 'El servicio no es obligatorio, pero si se hace una ley es para extenderlo al resto de provincias', precisó.

Desde su instauración en 2000, el Servicio de Mediación Familiar ha atendido en Málaga unos 1.500 casos al año, de los que entre 100 y 150 no llegan a juicio. Según la delegada de Justicia en Málaga, este sistema ahorra dinero, tiempo y traumas a los afectados, a la vez que libra a la administración de celebrar entre un 10 y 15% de los juicios.

No obstante, Aurora Santos confió en contar el año próximo con un nuevo equipo para dar cobertura al resto de la provincia y al nuevo juzgado de familia de la capital -el número 16-, a los que actualmente no llega el servicio. 'La idea es que otro equipo se encargue, de forma itinerante, de satisfacer los requerimientos de los partidos judiciales de la provincia, donde el volumen de separaciones no es tan elevado', apunto Aurora Santos.

Por otra parte, Carmen Hermosín alabó el trabajo del Servicio de Atención de Víctimas de Delitos (Sava) de Málaga, que atendió 1.983 casos en 2001, de los que 1.076 fueron nuevas actuaciones y 907 correspondieron a seguimiento. Según Hermosín, las cifras se asemejan a las registradas en Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de julio de 2002.