_
_
_
_
Reportaje:

Un ansiado distanciamiento

Convergència i Unió hubiera preferido una separación pactada con el Partido Popular

'Nosotros hubiéramos preferido un distanciamiento pactado con el Partido Popular a un año de las elecciones pero lo que ha sucedido ahora ya nos va bien. No podemos hablar de divorcio pero nuestra relación, por supuesto, no es la misma ni creo que será la de antes'. Diversos miembros de la ejecutiva de Convergència i Unió (CiU) coincidían ayer en hacer este diagnóstico, a modo de resumen, sobre el estado de sus relaciones con el PP y aseguraban que, contrariamente a las tesis de la izquierda, no se trata de 'una comedia teatral'.

Los dirigentes de CiU preveían una separación más o menos armoniosa del PP a unos meses de las autonómicas, fundamental para mantener a salvo un gran puñado de votos nacionalistas y evitar así su trasvase hacia Esquerra Republicana. Pero la actitud 'prepotente y maniquea' que, a su juicio, han mantenido en los últimos meses los populares, en especial durante la última huelga general, ha acelerado los planes nacionalistas.

Si no se trata de un divorcio sino sólo de un distanciamiento, ¿cómo se demostrará a la práctica esta precipitada enemistad? Los dirigentes nacionalistas consultados opinan que no habrá una ruptura turbulenta y que ambas formaciones continuarán votando juntas tanto en el Parlament como en el Congreso. Pero precisan que se han acabado los días de apoyar con los ojos cerrados cualquier propuesta del PP.

'Nosotros hemos hecho muchos gestos. Votamos la investidura de Aznar cuando no lo necesitaba. Hemos tenido que lidiar con la oposición al Plan Hidrológico Nacional. Hemos votado la Ley de Partidos. Y, por ejemplo, ¿qué hemos conseguido en materia de autogobierno?', se preguntaba ayer un miembro de la ejecutiva. 'Y ahora nos vienen con el estás conmigo o contra mí', añadió.

El debate sobre el estado de la nación, del 15 y 16 de julio, servirá para calibrar el grado del enfado convergente. Sin silenciar los éxitos de esta colaboración, el portavoz, Xavier Trias, incidirá sobre los nulos resultados en materia de autogobierno y en las diferencias que les separan del PP en otras medidas legislativas como la reforma del desempleo o la Ley de Calidad de la Enseñanza. CiU, además, presentará sus propias propuestas de resolución sin pactarlas de antemano con el PP, como sucedía en anteriores debates.

A pesar de la coincidencia de estrategia entre los dirigentes nacionalistas, otros -los más moderados- advierten sobre las consecuencias de tensar las cuerdas con el PP, convencidos de que al final los conservadores se mostrarán más dialogantes. 'Una cosa es lo que dice Aznar y la actitud que mantiene, pero sus sucesores no pueden encontrarse con una situación crítica y con las negociaciones rotas con CiU. Tenemos que entendernos', advierte otro miembro de la ejecutiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_