Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Milla Jovovich se transforma en la feroz heroína de un videojuego

La actriz interpreta 'Resident evil', versión cinematográfica del juego japonés

Muertos vivientes, perros desollados y armas biológicas. Contra los elementos basta con una rubia bien armada. Resident evil está basada en un popular videojuego japonés adaptado al cine por Paul W. S. Anderson. 'Soy fuerte, he nacido para hacer películas de acción', asegura Milla Jovovich, protagonista de esta película de terror y ciencia-ficción que se estrena mañana. La actriz, modelo y cantante -nacida en Ucrania en 1975- asegura que su belleza (indiscutible) le ha supuesto más desventajas que ventajas. 'Mi belleza, al menos en Estados Unidos, resulta incómoda y amenazadora'.

'A los hombres europeos les gustan las mujeres fuertes; a los norteamericanos, menos', asegura Milla Jovovich. 'En Estados Unidos, los hombres se sienten intimidados por las mujeres bellas, sólo pueden ser modelos, mejor que no hablen, que no hagan nada. Para ellos, ser bella es algo en sí mismo, es suficiente. En el cine está cada vez más de moda la mujer dulce y sonriente, con aire vulnerable, así los hombres se sienten más masculinos, más hombres. En realidad, no les gusta la belleza, les gustan las mujeres monas. Y yo no soy mona, mi belleza es complicada y bastante cambiante'. 'Ahora', añade la actriz, 'mi agente me ha dicho que procure no quitarme el pelo rubio, que me da un aspecto menos agresivo. Bueno, le haré un poco de caso; de cualquier modo, no pretendo morder la mano que me alimenta'.

Después de El quinto elemento y Juana de Arco (ambas dirigidas por su ex compañero, Luc Besson), Milla Jovovich dejó de ser una famosa modelo para dedicarse plenamente a su carrera como actriz. En vaqueros y con una capa vietnamita que ha comprado en una tienda madrileña ('¿verdad que es bonita?, ayer me compré de todo'), la actriz se enciende un cigarro. 'Sí, fumo, ¡venga! todos a fumar. Y ayer cené cerdo y cordero. Siempre me ha gustado España, me he escapado varias veces a Madrid con amigos, a comer, a bailar, a escuchar flamenco. Sé un poco de español pero para aprender de verdad tendría que vivir aquí, o mejor tendría que echarme un novio español. Así sí que se aprende rápido, ¿no?'.

Jovovich llegó a Madrid acompañada por el director de Resident evil, Paul W. S. Anderson. La película, que se estrena mañana en España, mezcla la ciencia-ficción con el terror. Dos mujeres (Jovovich y, en menor término, Michelle Rodríguez) acaparan protagonismo. 'Godard decía', interrumpe Anderson, 'que lo único que se necesita para una buena película es una chica con pistola. Supongo que a Godard no le gustaría mi película, pero a mí me gusta mucho su frase y, sobre todo, me gustan mucho las chicas con pistola. Yo he puesto dos chicas y muchas pistolas. Creo que a todos los hombres nos excita pensar en una mujer armada. Es algo que Hollywood se resiste a ver, no les gustan las heroínas, en el mundo del videojuego, en cambio, son muy frecuentes. Creo que ahí se nota la falta de sensibilidad de los estudios hacia el verdadero gusto de los adolescentes'.

Anderson afirma que su filme está inspirado en las películas de terror de los años setenta ('muchas de serie B que me marcaron') y añade que sólo una persona que conoce bien un videojuego es capaz de llevarlo con propiedad al cine. 'Es como si al adaptar una novela el director ni se la hubiera leído. Ocurre lo mismo con un videojuego, para entenderlo hay que conocerlo. Yo, antes de escribir esta película, me encerré durante dos meses en mi casa frente al ordenador, sólo jugaba'.

El fanatismo de Anderson le llevó a obligar a todo el equipo de Resident evil a jugar como él. 'Mi hermano de 13 años es adicto a ese videojuego, yo siempre jugaba con él, así que ya lo conocía bien', asegura la actriz del filme. 'Los estudios no me buscaron a mí, yo fui a ellos y les dije que nadie como yo lo haría igual de bien. No podía defraudar a mi hermano'. 'Yo', continúa, 'he nacido para el cine de acción, tengo credibilidad cuando interpreto a una mujer capaz de tumbar en una pelea a un hombre. Creo que soy femenina, me gusta maquillarme y pintarme los labios, pero tengo un lado muy masculino que nunca he ocultado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 2002