Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Sectores cíclicos para subirse a la recuperación económica

Seguimos siendo optimistas con el comportamiento a medio plazo de los mercados. Consideramos que actualmente existen oportunidades de compra en compañías de diferentes sectores que han sufrido un importante castigo en sus precios y que a su vez presentan buenas expectivas de cara a la recuperación económica, que estimamos se consolide a finales del año.

En este contexto de inestabilidad viene al hilo una famosa frase del Baron Rotschild que decía: 'Hay que comprar cuando la sangre corra por las calles'. Nuestro consejo para aquellos inversores que quieran comprar en tiempos de 'saldo' que siempre tendrán mejores oportunidades que cuando todo el mundo quiere adquirir la misma mercancía es una cartera diversificada en sectores cíclicos y expuestos a la recuperación.

Desde nuestra óptica, los sectores mejor posicionados para aprovechar el cambio de ciclo son energía, materiales, servicios y bienes de consumo.

Consideramos que en la medida que la economía se recupere y la OPEP muestre una mayor disciplina en su producción, el consumo agregado de energéticos aumentará. La OPEP tiene fijada una horquilla de precios de 22-28 dólares por barril que no esperamos que se rompa. Además, la política fiscal, y sobre todo la monetaria en EE UU y Europa, está enfocada a evitar la recesión y promover el crecimiento, por lo que existe un peligro de aumento de la inflación en 2003 y siguientes años. Si los inversores se percatan de este peligro, las materias primas, incluyendo energía, se verán muy demandadas. Existe otro motivo que puede beneficiar al sector, y es los temores a que se produzca un conflicto en Oriente Medio o la posibilidad de un ataque a Irak.

El sector de materiales se presenta atractivo porque, además de beneficiarse de una recuperación en el ciclo económico al incluirse en éste la industria de minas de oro, puede actuar como refugio para los inversores si repunta la inflación.

Con respecto a sector consumo, esperamos que la ligera recesión que siguió a la prolongada expansión estará seguida por una recuperación leve. Esto favorece al sector consumo, que tradicionalmente ha arrojado un crecimiento en los beneficios del 8% al 12%.

Los gestores siguen manteniéndose cautelosos en este sector, sin embargo, se está empezando a apreciar un tono positivo de cara al futuro. El sector sentirá el impacto positivo del proceso de innovación en productos que han iniciado estas compañías después de varios años de estancamiento. Este hecho, junto con la reestructuración en sus equipos de gestión y las inversiones en tecnología, contribuirán a aumentar los márgenes y el cash flow. Además, el sector juega con otra ventaja, y es que sus valoraciones no son altas, con excepción de cosméticos y artículos de aseo personal. En el aspecto propiamente financiero destacamos que se trata de compañías con balances saneados, una contabilidad no manipulada y que no cuentan con una deuda sobredimensionada. Estos aspectos harán que las compañías bien gestionadas se diferencien aún más de las que no lo están.

Por último, señalar que incluimos en nuestra cartera recomendada al sector de servicios públicos, entre el que se encuentran las compañías eléctricas por ofrecer unos precios muy atractivos y por su carácter defensivo. Además, la rentabilidad por dividendo da soporte a estas acciones.

Beat Wittmann es director de Inversiones de Clariden Bank (Grupo Credit Suisse)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de junio de 2002