Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe refleja la saturación de la mitad de los juzgados malagueños

Las tramitaciones duplican las recomendadas por el CGPJ

Veintitrés de los 55 juzgados malagueños llevan el doble o el triple de asuntos de lo que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) estima conveniente para su correcto funcionamiento. Pero aún más: la memoria del juzgado decano correspondiente a 2001 refleja que la saturación irá en aumento, ya que los expedientes crecen cada año entre el 13% y el 22% en la mayoría de las instancias judiciales.

Los datos no dejan lugar a dudas. Cada juzgado de instrucción incoó el año pasado 10.531 diligencias previas, lo que supuso un 13% más que en 2000 y casi el doble de las 6.500 recomendadas por el CGPJ. Este año está prevista la entrada en funcionamiento del juzgado de instrucción 13, pero los magistrados reclaman la puesta en marcha del número 14 y el segundo de guardia. La memoria advierte incluso de que si no se crea esta última instancia judicial no se podrán atender los juicios rápidos previstos en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim).

En los juzgados de menores el volumen de trabajo también sobrepasa con creces las recomendaciones del CGPJ, estimadas en 450 asuntos. Por ejemplo, el número 1 tramitó el año pasado 1.212 expedientes y el número 2 un total de 1.488. 'Así no hay forma de atender la justicia de menores', criticó el juez decano de Málaga, José Luis López Fuentes. El número de asuntos creció un 21%, cifras que según la memoria justifican 'claramente la necesidad de crear el tercer juzgado'.

Los tribunales de lo social también están sobrecargados, aunque algo menos. La media de demandas por juzgado y año es de 1.263, cuando el consejo recomienda 1.000. En 2002 está prevista la apertura del juzgado de lo social número 10, pero, a criterio de López Fuentes, 'uno más no va a resolver el problema'.

En el caso de los juzgados civiles, las estadísticas arrojan una media de 782 asuntos por año, apenas 60 más que los estipulados por el CGPJ. López Fuentes explicó que esta situación en sí no sería preocupante, pero que con la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) que prevé la presencia del juez en todos los actos procesales, si no se ponen más medios, se alargarán los procedimientos. 'En los próximos años han de crearse más juzgados de primera instancia, so pena de que los pleitos se ralenticen no en su tramitación pero sí en los señalamientos de las vistas. De hecho, ya se están señalando juicios para dentro de seis meses en algunos juzgados'.

La memoria también denuncia la imposibilidad de celebrar juicios rápidos en delitos contra la salud pública por la tardanza con que la Unidad de Sanidad y Consumo de la Subdelegación del Gobierno remite los análisis de la droga incautada. Hasta hace unos seis años, los resultados llegaban casi de inmediato, lo que permitía al juez señalar con celeridad la vista. Desde entonces, esos informes llegan hasta un mes y medio después de realizada la operación policial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de junio de 2002