Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

José Plaza, ex presidente del Comité de Árbitros

Ha muerto un hombre que deja toda una estela de honradez y rectitud en un estamento tan complejo como es el mundo del arbitraje del fútbol español. Esa trayectoria de José Plaza, que el miércoles falleció en Madrid a los 82 años, quedó marcada en sus 15 años, en dos etapas, como presidente de los árbitros hasta 1990. Plaza tuvo siempre el arbitraje como hobby. Nunca cobró por su cargo, ahora bien remunerado desde que se profesionalizó el puesto. Iba en metro a su despacho en el Comité Nacional de Árbitros. Se ganó el respeto de los árbitros por su ejemplo de honestidad en su vida particular y dentro del arbitraje.

Este ex colegiado internacional vivió desahogadamente con su rentable negocio de suministrador de telas de algodón al Banco de España y la Casa de la Moneda para la fabricación de billetes. De ahí el apodo de 'trapero' con que se le tildaba cuando se le quiso desprestiar. Hermano de Germán Plaza, de la editorial Plaza y Janés, limpió el arbitraje de determinados 'garbanzos negros', a los que se le invitó a colgar el silbato. Plaza fue colocado en ocasiones en el ojo del huracán de la polémica arbitral. Se le tachó de madridista y el vicepresidente del Barça, Nicolás Casaus, en ese sentido, habló de 'los hijos de Plaza'. Pero si tuvo algunas simpatías por algún club, que nunca lo demostró, bien pudiera haber sido por el Atlético de Madrid, del que fue jugador cuando era Atlético Aviación.

Su rectitud le llevó a dimitir cuando el fallecido árbitro José Emilio Guruceta fue inhabilitado seis meses por 'desórdenes público' al señalar un penalti en el Nou Camp a favor del Real Madrid cuando la falta se produjo fuera del área. 'Los árbitros le dejaron colgado', contó ayer uno de sus directivos y asesor, Vicente Acevedo. Cuatro años después de este incidente, fue recuperado por Pablo Porta para presidir de nuevo a los árbitros. Plaza fue un incondicional de Porta, cartel que le abocó a dimitir cuando Ángel María Villar accedió a la presidencia de la federación y profesionalizó la presidencia de los árbitros.

Los seleccionados españoles lucirán mañana contra Corea brazaletes negros en señal de luto por su muerte.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 2002