Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

A mínimos (por inercia)

La Bolsa de Madrid estuvo marcada en la jornada de ayer por las órdenes de venta. Ninguna novedad de fondo sobre sesiones anteriores, aunque la inercia llevó al segundo mínimo anual del Ibex35, que perdió el 1,88%. El índice general descendió el 1,62%, hasta las 750,42 unidades. La caída se produjo fundamentalmente por Telefónica. La compañía retrocedió el 3,29%, Terra perdió el 1,90% y TPI el 1,88%. La excepción fue Telefónica Móviles, que ganó el 1,12%. El mercado sigue castigando las inversiones en telecomunicaciones debido a la indefinición de los negocios, no solamente por las fallidas subastas de UMTS sino también porque no se aprecian expectativas de nuevos mercados y beneficios ciertos en un futuro próximo.

La tendencia de fondo en los mercados mundiales, pues, está marcada con nitidez. Los niveles bursátiles se encuentran en mínimos anuales. Los índices continúan acercándose a los niveles del 21 de septiembre (EuroStoxx se encuentra a un 8% de éste, con un descenso ayer del 2,5%) tras vulnerar el nivel anterior al atentado del 11 de septiembre. En el caso de los sectores de telecomunicación, salud y utilities las cesiones desde principios de año ya les han situado a niveles inferiores al 11-S.

En el segmento de las nuevas tecnologías el acontecimiento decisivo ha sido la revisión a la baja en los ingresos para el próximo trimestre anunciada por Oracle. La pésima expectativa de negocio y los profit warnings de ADM y Apple Computer han vuelto a recordar a los inversores la falta de elementos positivos en el sector que permita adelantar una recuperación en el mercado.

En síntesis, tanto la disminución de las previsiones de ingresos de las compañías tecnológicas como la reducción de las inversiones y la todavía elevada cifra de endeudamiento por parte de las operadoras, continúan introduciendo incertidumbre dentro de los sectores de crecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 2002