Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Mundial 2002 | Grupo H: Japón y Bélgica, adelante

Bélgica pilla distraída a Rusia

Los 'diablos rojos' jugaron con gran sentido ante un rival en el que Karpin no pudo con todo

'Quedo bien claro que nuestro equipo no está todavía para tirarlo a la basura'. Robert Waseige, el primer técnico valón que entrena a la selección belga, desafió ayer a los periodistas de su país que le han venido criticando desde el comienzo de la Copa del Mundo. 'Paradójicamente', argumentó, 'los peores detractores se encuentran en nuestra casa'. Y remachó: 'Cinco puntos y seis goles en tres partidos no es un mal saldo'.

Bélgica ya esta en los octavos de final, después de derrotar a Rusia, y acude feliz al encuentro de Brasil. Fieles a su estilo de juego, los diablos rojos jugaron con un gran sentido de equipo y concentración, frente a un rival inconsistente, distraído en las jugadas de estrategia, capaz de lo mejor y de lo peor. 'Nos pudo el miedo o quizá los nervios', explicó el técnico ruso, Oleg Romantsev; 'mis jugadores tienen un gran talento, pero pocos han dado su nivel'.

Rusia sólo estuvo clasificada durante un cuarto de hora, cuando Beschastnykh igualó el tanto inicial de Walem, que transformó de forma majestuosa un libre directo. Una nueva jugada a balón parado, un cabezazo de Sonck a la salida de un córner puso otra vez a Bélgica en la senda de un triunfo que se aseguró poco después con un gol del pichichi Wilmots. Sychev, uno de los mejores, dio interés a los últimos minutos con el segundo tanto de Rusia, pero ya no hubo más. Karpin no pudo con todo una vez que Mostovoi volvió a ser baja por lesión y se quedó inédito en el torneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002