Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Gran Hermano' en barracones

Una cadena británica recluta voluntarios para hacer el servicio militar en un 'reality show'Una cadena británica recluta voluntarios para hacer el servicio militar en un 'reality show'

Los británicos se olvidaron en 1962 de los dos años de mili obligatoria. Cuatro décadas más tarde, el servicio militar vuelve a estar de actualidad en un programa de televisión que intenta descubrir si los jóvenes de hoy en día son tan duros y disciplinados como sus abuelos. 'En la sociedad actual, el énfasis se pone en el individuo, en sus necesidades y espacio personal. Queremos probar si la generación de la Playstation se ha ablandado', señala Meredith Chambers, productora del reality show Lads Army, algo así como El ejército de los chavales.

Cuarenta voluntarios, con edades entre 18 y 24 años, se alistaron a Lads Army y siguen estricta instrucción desde el 1 de junio en un viejo recinto militar del sur de Inglaterra. Forman un grupo variopinto -desde un jardinero a un pinchadiscos pasando por un profesional del striptease- que convivirá cuatro semanas en barracones sin ninguna de las comodidades modernas. Se perderán incluso el Mundial de Fútbol, ya que el programa recrea las condiciones del servicio militar de los años cincuenta.

Agua fría, trato denigrante y órdenes a voz en grito resumen el régimen imperante en esta versión televisada del Ejército. En el primero de los 10 programas previstos, los reclutas se dividieron en dos grupos bajo el mando de sendos sargentos mayores. Pronto les cayó una lluvia de insultos -'gordo bastardo', entre los más suaves- y humillantes castigos que borraron de un plumazo la sonrisa del rostro de los más ingenuos. Pero los voluntarios sólo comprendieron las repercusiones de su iniciativa tras el obligatorio rapado de cabeza y al entrar en contacto con la tela áspera de los uniformes.

Dejaron entonces de ser civiles y comenzaron a comportarse como genuinos soldados. La jornada, de 6.30 a 22.30, implica marchas de 15 kilómetros, ejercicios en las trincheras, combates con bayoneta, limpieza de las letrinas con cuchillas de afeitar y otras horribles faenas. Impera un ambiente competitivo pese a que el orgullo de superar a la tropa rival es el único incentivo en el horizonte.

¿Qué lleva a los voluntarios a participar en esta versión castrense de Gran Hermano en la cadena ITV? Gozar de cinco minutos de fama tiene algo que ver, pero el motivo dominante consiste en probarse ante sí mismos. 'Quiero conocer mis límites', confiesa uno ante las cámaras. 'Mi abuelo ya no podrá echarme en cara que no he hecho la mili', señala otro.

Lads Army está ganando público gradualmente, y en su segunda semana, con 5,7 millones de espectadores, se hizo con el 27% del total de audiencia de su franja horaria. La nostalgia por una era del pasado, además de las humillaciones que sufren los participantes ante las cámaras de televisión, ayuda al éxito del programa. Está resultando más popular que Experiment, un polémico reality show con carceleros y presos dentro de una institución penal, que sólo movilizó al 6% de la audiencia.

Gran Hermano creó un género de televisión que se propaga en el Reino Unido como una epidemia. Entre los favoritos, los programas de ambiente histórico en los que los voluntarios se prestan a vivir en las condiciones del primer año del siglo XX -The 1900 House-, de la II Guerra Mundial -The 1940s House-, o como aristócratas y sirvientes -The Edwardian Country House-.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002