Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chrysler exige al proveedor responsabilidad por fallos

La compañía automovilística Chrysler ha comenzado a requerir que sus abastecedores firmen contratos que señalan responsabilidades financieras específicas por el coste de los recambios defectuosos y los servicios de garantía. La decisión ha sido adoptada ante el alto índice de fallos de componentes y recambios montados en sus automóviles, y por los problemas de llamada a revisión de coches por defectos, según manifestó ayer un portavoz de la Chrysler.

La exigencia sobre las responsabilidades financieras entrará en vigor con los automóviles que la compañía distribuya en el año 2004, e inicialmente afectará al modelo LX, de tracción en las cuatro ruedas que reemplazará a los actuales Dodge Intrepid, Chrysler Concorde y 300M.

La determinación de responsabilidades antes de que los automóviles sean fabricados exonera a Chrysler de tener que probar su responsabilidad por defectos de los coches o de los recambios que incluye, según explicó Richard Schuman, vicepresidente ejecutivo para investigaciones y desarrollo de la compañía.

Asimismo, Schuman dejó claro que muy pocos de sus abastecedores tendrán el 100% de responsabilidad por el coste de los problemas de la garantía y de los componentes que adquiera, ya que se entiende que algunos componentes pueden sufrir desgastes razonables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002