Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Almería no espera al Ebro

Un grupo de regantes promueve la mayor desaladora privada del mundo para uso agrícola

En Almería no pueden esperar a que llegue el agua del trasvase del Ebro. La zona de la Rambla Morales, situada entre la capital y el parque natural de Cabo de Gata, tiene sus pozos al límite del uso para regadíos. El acuífero está sobreexplotado y sus aguas tan salinizadas que en algunos puntos sólo sirve para regar tomates, que este año los agricultores tiran debido a su ínfima cotización. 260 de ellos han constituido la Comunidad de Regantes para buscar una solución a corto plazo y no verse obligados a desmantelar sus invernaderos, para lo que han promovido la construcción de la mayor desaladora del mundo para uso agrario.

'No podemos esperar a la que llegue del trasvase del Ebro', dice su presidente, Antonio F. García Pardo. Les ha costado que la Confederación Hidrográfica del Sur les reconociera, toda vez que el propio organismo, a través de la sociedad estatal Acusur, construye la mayor desaladora de Europa en Carboneras (125.000 metros cúbicos diarios de agua desalada). Su primera fase se encuentra ya en pruebas, pero las obras de conducción tardarán en terminarse y además queda lejos de la Rambla Morales.

García Pardo lleva más de cuatro años peleando una solución definitiva: una desaladora propia. Esta alternativa se ha cruzado con las propuestas de la Junta de Andalucía para paliar el déficit hídrico de la agricultura intensiva de Almería. El Gobierno autónomo es partidario de la desalación. Ha asumido contribuir con un 50% al gasto de la desaladora.

Tras un concurso público al que han concurrido las principales empresas del sector, la Comunidad de Regantes de Rambla Morales ha adjudicado a Técnicas Reunidas (antigua Initec) la construcción de una desaladora con capacidad para 60.000 metros cúbicos diarios de agua dulce y a Dragados la construcción de la red de distribución hasta las balsas cubiertas donde se almacenará para su distribución a cada parcela. El director comercial de Técnicas Reunidas, Juan Alberti, no duda en asegurar que es la mayor desaladora agrícola del mundo.

La factura total asciende a 72 millones de euros. La mitad los aporta a fondo perdido la Junta y el resto se financiará con un crédito de Caja Sur con dos años de carencia. Los regantes, que podrán contar con agua desalada en el verano de 2003, han elegido la oferta de Técnicas Reunidas por el precio del metro cúbico puesto en cada parcela: 0,50 euros, incluida la amortización de la inversión y el coste del mantenimiento. Con esto, ¿ya no necesitan el trasvase del Ebro? 'Cuando llegue, si llega algún día, será bienvenido', contesta García Pardo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 2002