Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Aragón cree que IU ha roto el pacto por el clima preelectoral

La coalición elegirá el sábado a su nuevo líder

El presidente de Aragón, el socialista Marcelino Iglesias, cuyo Gobierno de coalición con el Partido Aragonés ha quedado en minoría tras la decisión de IU de quebrar el pacto firmado en octubre, atribuyó ayer esa ruptura al hecho de que quedan pocos meses para las elecciones, si bien confía en alcanzar acuerdos puntuales con la coalición. IU de Aragón elige el próximo sábado a un nuevo coordinador general tras la dimisión de Luis Laviña, opuesto a la ruptura.

Iglesias, en tono prudente, lamentó la decisión de IU y la inscribió en la etapa preelectoral. 'Quedan seis meses para disolver las Cortes; intentaremos llegar a acuerdos puntuales. IU no es una formación irresponsable como para dejar de apoyar cosas necesarias para Aragón'. También el vicepresidente, José Ángel Biel, del Par, se muestra optimista y dijo el sábado que el abandono del pacto por parte de IU no provocaba ninguna catástrofe. Y ello pese a que la coalición de izquierdas garantizaba con su único escaño la mayoría en la Cámara aragonesa, donde los votos del PSOE (23) y el Par (10) empatan con los que suman el PP (28) y Chunta Aragonesista (Cha, 5).

Pero donde de momento sí ha tenido efectos la ruptura del pacto ha sido en la propia formación de izquierdas, cuyo coordinador general, Luis Laviña, dimitió tras quedar en minoría en la larga asamblea que, por 11 votos contra 41 y con una abstención, rompió su apoyo al Gobierno de Iglesias. El sábado se elige como nuevo líder en Aragón al candidato a la presidencia de la comunidad, Adolfo Barrena.

El sector de Laviña anunciará hoy probablemente que abandona la formación, según fuentes de ese grupo. Pero la minoría no sólo no está de acuerdo con que la decisión de financiar la educación infantil en la escuela privada sea el motivo de la ruptura, sino que incluso alguno de ellos no piensa abandonar el cargo en la administración.

Pero el PP y Cha no comparten la visión optimista del PSOE y el Par tras la ruptura con IU. El PP ha pedido la comparecencia de Iglesias 'para explicar a qué proyectos va a renunciar y cuáles mantendrá con su Gobierno minoritario, y sobre todo, cómo piensa solucionar desde la insuficiencia de los 33 escaños los conflictos que tiene planteados'. Bizén Fuster, presidente de Cha, asegura que la ruptura estaba cantada 'tras el giro a la derecha dado por el Gobierno'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 2002