Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CRISTOPHE MANÍ | Coordinador del GrupoSida de Ginebra

'La exclusión de los toxicómanos crea más problemas de los que resuelve'

Cristophe Maní (Ginebra, 1959) es coordinador del Grupo Sida de Ginebra, gestor del primer centro europeo de acogida a toxicómanos que les ofrece la posibilidad de inyectarse. Tanto en términos de impacto preventivo como en la respuesta del vecindario, 'el proyecto ha arrancado todo lo bien que se podía esperar'. Maní participó en la conferencia sobre reducción de riesgos relacionados con las drogas celebrada en Bilbao.

Resalta que en Ginebra resultó fundamental no sólo informar a los vecinos de la zona caliente antes y después de la apertura del centro, sino escuchar sus preocupaciones. 'Les mandamos cartas. Nos reunimos con las escuelas, con los comerciantes, con todos. Nos dieron una oportunidad, pero nos dijeron que estarían encima a ver qué hacíamos'. Cinco meses después de la puesta en marcha, los pocos vecinos que se resistían están de acuerdo con la experiencia. 'El que hayamos tenido en consideración su miedo es primordial. De todas formas, siempre les hemos dicho que no vamos a resolver todos los problemas de las drogas. Los toxicómanos acuden libremente y no podemos impedir que alguno se pinche en el barrio. Hace dos días me llamó una vecina para contarme que había visto a alguien inyectarse cerca de su casa, junto a un parque infantil. Le expliqué que era el único problema hasta entonces y lo aceptó', relata.

Conocedor del conflicto abierto sobre el centro Hontza de Bilbao, reitera que, aunque no tiene soluciones, debe convencerse a los vecinos de que 'el rechazo y la exclusión de los toxicómanos crean más problemas que los que resuelven'. Incide en que la sociedad debe recordar que los toxicómanos no son monstruos y recalca que también la legislación actual crea problemas de marginación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 2002