Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KAI SCHLEGELMILCH | Departamento alemán de Cambio Climático

'El cierre de las nucleares no impide el cumplimiento de Kioto'

Alemania ha reducido ya en un 19,1% sus emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, y se ha propuesto reducirlas aún más de lo que debe (21%) para cumplir el Protocolo de Kioto. Un decidido Programa de Cambio Climático del Gobierno, con objetivos específicos por sectores e impuestos medioambientales, entre otras medidas, está produciendo este efecto. 'Las grandes líneas de actuación son: ahorro energético, eficiencia energética y promoción de las energías renovables', resume Kai Schlegelmilch, director adjunto del Departamento de Cambio Climático alemán. Y el cierre escalonado de las 19 centrales nucleares del país no interfiere con el objetivo de reducir las emisiones, explica. Schlegelmilch, 37 años, economista, experto del Ministerio Federal de Medio Ambiente, participó en la jornada Políticas Europeas de Cambio Climático, organizada en Madrid por WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) y la Fundación Entorno.

'Energías renovables, ahorro y eficiencia son claves en nuestro programa del clima'

Pregunta. Alemania es uno de los países de la UE que más ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero, pero en parte se debe a la obligada reestructuración de industrias y plantas obsoletas de Alemania del Este. Ahora ya no tiene ese margen.

Respuesta. Ha favorecido el llamado efecto de la caída del muro, pero también hemos tomado medidas en el Programa de Cambio Climático. La reducción del 19% se debe mitad y mitad al efecto del muro y a las políticas del Gobierno federal y de los gobiernos regionales y locales. Pero, dadas las transferencias financieras al Este, las reducciones de emisiones no han sido gratis, sino muy costosas.

P. ¿Cuándo empezaron esas políticas?

R. Había un amplio consenso en la sociedad alemana y en el Parlamento sobre el problema del cambio climático. En 1998 cambió el Gobierno y entraron Los Verdes; vimos que las medidas no eran suficientes y se han puesto en marcha más.

P. ¿Cómo toma conciencia la sociedad de que es importante actuar frente al cambio climático?

R. Porque si no hacemos nada, el coste social del cambio climático será tremendamente alto, mientras que si actuamos ahora, la sociedad puede ir haciéndole frente. Por ejemplo, las compañías aseguradoras afirman que los daños económicos serán sustanciales debido a inundaciones y borrascas y piden más acciones preventivas al Gobierno.

P. ¿Cuáles son las grandes líneas de su programa de clima?

R. Primero estudiamos las emisiones globales alemanas, los objetivos y las medidas potenciales y luego dividimos los objetivos por sectores, porque aunque el Ministerio de Medio Ambiente lidere el programa, la mayoría de las medidas deben ser tomadas y puestas en marcha por otros ministerios en transporte, energía, industria, edificación, etcétera. Tenemos medidas como las tasas dirigidas a las empresas medianas y pequeñas y al transporte; las grandes empresas tienen sus objetivos específicos de reducción; en la construcción hay nuevos estándares sobre eficiencia energética. En el sector de la energía, por ejemplo, hemos tenido mucho éxito aumentando la aportación de la cogeneración. La política de energías renovables es uno de los puntos más destacados, introduciendo precios para la energía generada e introducida en la red y facilitando a la gente la adquisición de paneles solares para sus viviendas.

P. ¿La tasa ecológica supone un aumento de los impuestos?

R. Por un lado, el Estado recauda este dinero, pero por otro, se reducen las aportaciones a la seguridad social, de manera que cambia la estructura de los impuestos para incentivar la reducción del consumo energético, pero con un resultado neutro en cuanto a la carga fiscal.

P. ¿Afecta el cierre de las centrales nucleares a los objetivos del Protocolo de Kioto?

R. El Acta Nuclear prohíbe abrir nuevas centrales nucleares y establece que se van cerrando las existentes, la última, en 2021. Al mismo tiempo promovemos alternativas como el ciclo combinado, el gas y las renovables. En cuanto al Protocolo de Kioto, esto no influye en el primer periodo de cumplimiento (hasta 2008-2012), y después, tampoco mucho.

P. ¿Cuánta energía aportan las nucleares en Alemania?

R. Aproximadamente un 30% de la electricidad y un 10% de la energía primaria. Para compensar el cierre hay que reducir la demanda ahorrando energía, aumentar la eficiencia de las plantas energéticas y aumentar el porcentaje de las renovables.

P. ¿Se puede ahorrar mucho?

R. Se pueden hacer muchas cosas, por ejemplo, sólo cambiando la forma de conducir y llevando neumáticos correctamente hinchados uno puede ahorrar hasta un 30% de energía.

P. ¿Han analizado los efectos económicos y sociales?

R. Se han hecho estudios. Por ejemplo, el análisis del prestigioso Instituto Prognos indica que el programa del clima creará 155.000 empleos adicionales en 2005, y la tasa medioambiental, otros 250.000 puestos de trabajo.

P. ¿No temen que la industria de su país pierda competitividad?

R. No, porque se ganan nuevos mercados potenciales con productos alemanes más eficientes energéticamente. La investigación y la tecnología son claves.

P. Dicen los científicos que reducir las emisiones un 5,2%, como indica el Protocolo de Kioto, no supone nada para el clima.

R. Hay que ir mucho más lejos. Alemania y el Reino Unido son los principales países de la UE que están reduciendo sus emisiones, pero no se podrá avanzar si los demás no siguen este camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 2002