Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ratifica la ayuda a los afectados por el amianto

Tras un decenio de lucha un grupo de seis operarios de la fábrica Fibrocementos de Levante, en Sant Vicent del Raspeig (L'Alacantí), enfermos de asbestosis -afección pulmonar por la inhalación de polvo de amianto-, han ganado su primera batalla legal. El Tribunal Supremo ha ratificado el derecho de estos trabajadores, ya reconocido por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad, a percibir un recargo del 30% en su pensión por invalidez permanente.

La sentencia del TSJ es firme una vez que el alto tribunal no ha admitido a trámite el recurso de casación presentado por la empresa Fibrocementos, que deberá asumir el pago del recargo. El fallo del TSJ condenaba a la industria por una falta grave contra la salud y la higiene.

La decisión del Supremo ha sido acogida con satisfacción por Francisco Martínez, uno de los afectados y, a su vez, presidente de la Asociación de Trabajadores Enfermos por Amianto. 'Se ha demostrado que, aunque tarde, la justicia es eficaz si se aportan pruebas', dijo. Martínez aseguró que 'esta victoria' en el ámbito laboral refuerza la querella presentada por este colectivo contra Fibrocementos por un supuesto delito contra la seguridad de los trabajadores. 'El fondo es el mismo: había trabajadores afectados por amianto por falta de medidas de seguridad'. La denuncia la instruye un juzgado de Sant Vicent del Raspeig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de mayo de 2002