Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primera biblioteca de 2002 | FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Mapa de América Latina y lecciones sobre el mundo

Los críticos de Babelia repasan la producción editorial de los primeros cinco meses del año y ofrecen sus recomendaciones. Títulos bajo los cuales se hallan desde historias que parodian los procesos de creación literaria o antologías de cuentos hasta la recuperación o confirmación de escritores, pasando por apuntes y reflexiones sobre la actualidad, revisión a los sistemas políticos o un recorrido crítico por las vanguardias del arte. Además, algunos personajes conocidos comentan los libros que están leyendo.

RAFAEL CONTE

Varamo

César Aira (Anagrama)

Nembrot

José María Pérez Álvarez

(DVD, Los Cinco Elementos)

Cumplamos el incompleto rito ferial del catálogo de novedades: primero con dos novelas de nuestra lengua, una argentina, Varamo, del siempre desenvuelto y sorprendente César Aira, que vuelve a Kafka del revés y parodia los procesos de creación literaria, de su crítica, análisis y producción de manera deslumbrante; la otra de un gallego casi desconocido, José María Pérez Álvarez, Nembrot, un extraño producto donde la literatura se devora a sí misma en un altar a la palabra que constituye una especie de explosión, repleta de humor y de cultura universal. (Con una clave: 'Nembrot' es como Dante llamó en La divina comedia a Nemrod, el gran cazador que, como desafío a Jehová, inició la construcción de la Torre de Babel).

Terraza en Roma

Pascal Quignard (Espasa)

Vidas minúsculas

Pierre Michon (Anagrama)

Dos novelas francesas: el ya clásico Pascal Quignard nos contó en una novela una historia de amor y muerte, como una educación artística a través de la autodestrucción, Terraza en Roma; y con Vidas minúsculas Pierre Michon reúne, con un estilo metafórico deslumbrante, ocho historias de diez vidas que están en el origen de una literatura y del mundo, pero como si de humildes y minúsculas vidas de santos se tratara.

IGNACIO ECHEVARRÍA

En otro orden de cosas

Fogwill (Mondadori)

A Fogwill parece sorprenderle la buena fortuna que entre la crítica española corren sus libros y los de sus compatriotas. No hay para tanto, ya lo verá. Pero lo cierto es que, en el tramo más bien poco glorioso de lo que va de año, hay que convenir que su última novela, En otro orden de cosas, se cuenta entre las novedades que importa tener en cuenta en lo que a la narrativa en lengua española respecta.

La hija de la guerra

y la madre de la patria

Rafael Sánchez Ferlosio

(Destino)

Para animar el aburrido corral de la cultura nacional, en su más amplio sentido, nada tan oportuno como el último vademécum de Sánchez Ferlosio, La hija de la guerra y la madre de la patria, aun cuando el regodeo del autor en su genio y figura tienda cada vez más a actuar de atenuante de la carga formidable de sus pullas.

Leer y escribir:

una versión personal

V. S. Naipaul (Debate)

Y una recomendación casi vehemente, en especial para quienes, por distracción o por prejuicios, no han frecuentado todavía al último Nobel: Leer y escribir: una versión personal, de V. S. Naipaul, libro brevísimo que reúne dos lecciones absolutamente magistrales sobre la formación del escritor.

IGNACIO ECHEVARRÍA

Obras selectas. Facundo.

Recuerdos de provincia. Artículos, ensayos y discursos. Viajes por Europa, África y América

Domingo Faustino Sarmiento

(Espasa)

Ensayos sobre subversión,

seguido de El nombre secreto

Héctor Álvarez Murena

(Octaedro)

Poéticas del vacío

Hugo Mujica (Trotta)

El mal que aqueja a la República Argentina es la extensión: el desierto la rodea por todas partes y se le insinúa en las entrañas. La frase, pronunciada por Domingo Faustino Sarmiento, proscrito y perseguido del tirano Rosas y presidente después del país, inaugura un modo de mirar la nación, una reflexión desde entonces habitual que lo escindirá eternamente entre civilización y barbarie y que no escatimará la responsabilidad del paisaje en la explicación de la desolación patria.

Héctor Álvarez Murena, poeta exquisito, narrador especial y ensayista polémico en los cincuenta, prefiere la subversión que supone salir a la intemperie y aceptarla en una especie transida, con una atención entregada al espíritu y con una de asumido y activo nihilismo. Y lo hace con una voz casi postura marginal, vocacionalmente excéntrica y anacrónica, malentendida y repudiada por los pensares más situados de la época. Murena cree en lo sagrado como el gesto más inconformista posible. Religiosa es también la respuesta que Hugo Mujica vislumbra para sus Poéticas del vacío, uno de esos libros extraños de la tradición rioplatense, capaz de hermanar metafísica y poesía, mito y origen.

ANA MARÍA MOIX

Prosa completa

Alejandra Pizarnik (Lumen)

Recopilación de todos los textos en prosa de Alejandra Pizarnik (Buenos aires, 1936-1972). Divididos en cinco apartados (relatos, humor, teatro artículos y ensayos, prólogos y reportaje), estos textos -inéditos algunos- ofrecen una excepcional muestra de la voluntad transgresora y de indagación lingüística de la autora. Los ensayos y artículos (dedicados a Cortázar, Breton, Borges o Pierre de Mandiargues) constituyen una auténtica poética literaria que se corresponde con su obra.

El desbarrancadero

Fernando Vallejo (Alfaguara)

Uno de los más grandes narradores de las literaturas hispanas del último medio siglo, el colombiano Fernando Vallejo, con una exuberante imaginación verbal, mezcla lo autobiográfico y la ficción, la realidad y la alucinación, para crear un universo cerrado, de desesperación y muerte, surgido de la rememoración de los años de la inocencia, de la inocencia de la infancia del narrador y la del mundo, un mundo centrado en el destino de Colombia, inexplicablemente arrojada a los infiernos.

El mejor de los mundos

Quim Monzó (versión castellana en Anagrama)

Con este volumen compuesto por trece cuentos y una magistral nouvelle (El rey de Suecia), Monzó se confirma como uno de los mejores cultivadores del relato breve. Como Chéjov, Cortázar, Robert Coover y otros maestros del género, el autor catalán hace entrar al lector en un mundo conocido, familiar, cotidiano, para hacerle descubrir algo que ignoraba. Con una fuerte carga de humor, Monzó convierte la realidad cotidiana de sus personajes en un ámbito más peligroso, inseguro y amenazante que la delirante irrealidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de mayo de 2002