Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La macroestación de Nuevos Ministerios abre hoy al público

La ampliación de la línea 8 de metro conecta la ciudad con el aeropuerto

Desde las seis de la mañana de hoy, los madrileños están mucho más cerca del aeropuerto. La ampliación de la línea 8 de metro y el nuevo intercambiador de Nuevos Ministerios, que unen el centro financiero de la capital con el aeródromo, está ya en marcha después de 24 meses de obras. Los usuarios pueden llegar a Barajas en sólo 12 minutos desde Nuevos Ministerios, y tienen la opción de facturar sus maletas en la macroestación con un margen de hasta 24 horas (y un mínimo de dos) antes de la salida del vuelo. Un servicio que sólo tenía, hasta hoy, la ciudad de Hong Kong.

Todavía olía ayer a pintura en el intercambiador de Nuevos Ministerios y en la estación de Colombia, que ha sido reformada. Los obreros habían trabajado a destajo para que todo estuviera a punto en el gran día.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, junto al presidente del Ejecutivo regional, Alberto Ruiz-Gallardón; el ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos; el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, y el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Luis Eduardo Cortés, inauguraron la macroestación de Nuevos Ministerios después de 24 meses de obras y una inversión de 280 millones de euros con cargo a las arcas regionales.

Las autoridades llegaron a las 11.45 a la estación de Colombia -donde también para el metro que lleva a Barajas-, que tiene una superficie de 8.000 metros cuadrados, 16 escaleras mecánicas, cuatro accesos desde el exterior y tres ascensores. En su interior se ha instalado un avión a escala como símbolo de la unión del centro de la capital con el aeropuerto.

Aznar, Ruiz-Gallardón, Álvarez-Cascos, Álvarez del Manzano y Cortés viajaron desde allí, en metro, hasta la estación de Nuevos Ministerios, donde el presidente del Gobierno central descubrió una placa conmemorativa y, junto al presidente de la región, facturó simbólicamente la primera maleta en el servicio de check-in del intercambiador. Iberia cuenta desde hoy con 10 mostradores listos para facturar, según fuentes de la empresa. En la estación también se pueden comprar billetes de avión de esta compañía, de Air Europa y de Spanair (el resto de compañías irá incorporándose progresivamente), sacar tarjetas de embarque y seguir la evolución de los vuelos.

Ruiz-Gallardón afirmó que lo que ayer se inauguró es 'un ejemplo de la respuesta clara y contundente de lo que a España puede aportar el Estado de las autonomías'. 'Mientras algunos quieren mirar al siglo XVIII, Madrid mira al siglo XXI', aseguró. El presidente de la Comunidad insistió en que la región no quiere funcionar al margen del resto de las administraciones públicas y agradeció al Ministerio de Fomento que haya permitido traer 'un trozo del aeropuerto al centro de Madrid'. 'No queremos cosoberanía, sino cooperación. Madrid no necesita más competencias, sino nuevas conversaciones entre las administraciones', señaló Ruiz-Gallardón.

El presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, recordó que, en ocho años de gobierno del PP, el metro de Madrid ha ganado 113 kilómetros, casi los mismos (119) con los que contó en los 80 años anteriores (desde su inauguración por Alfonso XIII en 1914).

'Apostamos por el transporte público. Es la única vía para garantizar la movilidad de los ciudadanos. Y sabemos que el Ayuntamiento de Madrid hace un esfuerzo para eliminar los problemas de tráfico. Por eso quiero agradecerle que haya hecho más soportables estas obras durante 24 meses a los ciudadanos, que son los que las han pagado', resaltó.

Por su parte, el presidente del Gobierno central, José María Aznar, calificó la obra de 'magnífica' y destacó el papel de la Comunidad de Madrid en la convergencia real de España con los países de la Unión Europea. 'Madrid ha sido un motor muy importante para los seis años consecutivos de convergencia real con la Unión Europea', dijo. 'Es un motivo de orgullo para todos tener un metro como el de Madrid. Muchos jefes de Estado me han comentado en la cumbre de la Unión Europea que están sorprendidos por los cambios que se están produciendo en la capital', añadió Aznar.

El jefe del Ejecutivo quiso también hacer referencia a las palabras de Ruiz-Gallardón sobre la cooperación entre las distintas administraciones públicas. 'El Estado de las autonomías es un Estado para cooperar. Somos uno de los más descentralizados del mundo y eso implica nuevos retos. Esta obra es un buen ejemplo de ello', aseguró.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, declaró que la obra de ampliación de la línea 8 y la construcción de la macroestación bajo el paseo de la Castellana se han realizado 'con las menos molestias posibles' para los madrileños, a la vez que lo puso de ejemplo 'de la colaboración entre las instituciones'.

Al acto de inauguración también asistieron el delegado de Gobierno, Francisco Javier Ansuátegui; el consejero de Trabajo, Luis Peral; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y ACS -una de las tres principales constructoras de la estación, junto con Necso y Ferrovial-, y el presidente de la Cámara de Comercio, Fernando Fernández Tapias.

La enorme estación de Nuevos Ministerios, con una superficie superior a cuatro campos de fútbol, conecta 50 estaciones de metro a través de las líneas 6, 8 y 10 y la red de cercanías de Renfe. Cuenta además con una parada de taxis con capacidad para 100 coches. Los vehículos privados pueden entrar por ambos lados del paseo de la Castellana y tienen a su disposición un aparcamiento de más de 6.000 metros cuadrados. Los peatones podrán acceder a la estación por nueve entradas o por los 16 ascensores ubicados en el exterior.

La gran novedad del complejo de Nuevos Ministerios, además de que enlaza directamente con el aeropuerto, es el servicio de facturación de equipajes. Los usuarios pueden, desde hoy, encomendar sus maletas a las compañías aéreas directamente desde el metro. Un servicio casi único en el mundo: sólo Hong Kong tiene una estación de estas características.

Menos de un euro

El billete hasta Barajas cuesta lo mismo que uno normal (0,95 euros), y la facturación de equipajes no tiene recargo: los viajeros pueden entregar sus maletas hasta 24 horas antes del embarque, aunque este margen se puede reducir a 20 horas dependiendo de la compañía. El horario mínimo permitido es de dos horas antes del vuelo. La sala de facturación tiene 34 mostradores y el sistema de funcionamiento es idéntico al del check-in de un aeropuerto. Sin embargo, no se pueden facturar bicicletas, tablas de surf u otro tipo de equipaje especial.

Tampoco se podrán registrar las maletas de más de 50 kilos de peso ni aquellas que deban pasar una inspección aduanera. Los equipajes que se pueden dejar en el metro listos para su embarque incluyen todo tipo de vuelos, excepto el puente aéreo Madrid-Barcelona. El horario de check-in es de 6.30 a 22.30.

Una vez que el equipaje está registrado, pasa a un contenedor de maletas que también viaja en el metro, en un vagón especial custodiado por personal de Metro. Todos los contenedores de maletas están identificados con el número de vuelo y la cantidad de bultos que transportan. Una vez que éstos llegan al aeropuerto son repartidos entre los distintos vuelos.

El vestíbulo de facturación tiene una superficie de 2.000 metros cuadrados y la estación consta de 580 metros para locales comerciales. La cantidad de hormigón utilizado en esta obra es similar a la necesaria para hacer un edificio de 15 plantas. Además, la línea del metrosur enlazará con esta estación el año próximo, con lo que soportará un volumen de 10 millones de viajeros al año. El nudo de comunicaciones de Nuevos Ministerios tiene en sus instalaciones una comisaria de policía y un moderno sistema de seguridad: las catenarias rígidas -que salvaguardan el cableado-, el sistema de extinción de expulsión del agua por boquillas -que permite una rápida eliminación de humos- y la fotoluminiscencia, que, en caso de apagón, asegura que la estación no se quede a oscuras, son algunas de las innovaciones en materia de seguridad.

Los usuarios viajarán al aeropuerto en las nuevas 47 unidades de trenes modelo 8000 de última hornada (han sido fabricados en 2000-2001), completamente de aluminio y de 55 metros de longitud.

En 1996, el metro de Madrid tenía 176 kilómetros de vías. Con esta nueva ampliación ya suma 186. El año que viene, con la ampliación de la línea 10 y la inauguración del metrosur, tendrá un total de 236 kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de mayo de 2002