Las denuncias por malos tratos aumentaron un 47,67% durante 2001

Los casos de menores con intervención fiscal pasan en un año de 5.416 a 10.287

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Enrique Beltrán, presentó ayer la memoria de actividad de 2001. Beltrán enfatizó en tres balances: se abrieron un 42,67% más de diligencias por violencia familiar, hubo un espectacular aumento de los casos de menores en los que intervino el fiscal, que subieron de 5.416 a 10.287, y se produjo un ligero aumento de los detenidos extranjeros pero muy por debajo de los de nacionalidad española.

Esos incrementos fueron relativizados por el fiscal jefe, quien además insistió en que un año más carece 'de una única estadística para analizar la evolución de la delincuencia porque no existe un equipo especializado y los resultados son sumas de datos facilitados por Policía Nacional y Guardia Civil de una parte y de los juzgados por otra, lo que provoca diferencias que en algunos casos son muy importantes'.

Beltrán expuso su preocupación por los delitos de violencia en el ámbito familiar y señaló que las fiscalías de Valencia, Castellón y Alicante registraron el pasado año un incremento de los delitos denunciados sobre los que se incoaron diligencias del 42,67%. 'Pero esta cifra', precisó, 'no puede entenderse necesariamente como una subida en la misma proporción de ese tipo de delitos. Existe un factor muy importante a tener en cuenta y es que cada vez se denuncia más y alguno de los servicios arbitrados para ello, como el Vida, lo facilitan'. Sobre los casos relativos a menores, en el año en que entró en vigor la nueva Ley Penal del Menor, Beltrán calificó la subida de intervenciones como 'espectacular'. Explicó que mientras en 2000 hubo 5.416 diligencias, en 2001 fueron casi 10.300. 'Es cierto que se ha incorporado una población, la de los 16 y 17 años, que antes no entraba en la Fiscalía de Menores. Pero sería entonces lógico pensar que este aumento se correspondiera con un descenso cuantitativamente similar en el resto de población. Sin embargo, eso no ha ocurrido'.

Otro de los apartados de actividad de la Fiscalía que mereció especial atención en la exposición de Beltrán fue el incremento de la delincuencia y el mayor número de extranjeros detenidos. 'El triste fenómeno de la inmigración no se puede criminalizar. Debemos pensar que hay mucha gente que se queda sin poder llevarse nada a la boca. Llegan aquí, se les contrata en verano, para labores del campo, y cuando eso se acaba no tienen nada y se ven obligados a delinquir. Pero además, al aumento de la delincuencia ayudan también una cierta relajación de las costumbres y la pérdida de autoridad en los colegios y en la familia'.

Beltrán dijo que mientras en 2000 fueron detenidas en Valencia 4.575 personas, de las que 412 eran extranjeras, en 2001 se detuvo a 5.229, de las que 759 no eran españolas. 'La cifra ha subido pero no son mayoría. Aunque no se puede ocultar que esa realidad crece', afirmó. En el primer trimestre de 2002, los extranjeros son el 40,18% de los detenidos en la ciudad de Valencia. En los siete primeros días de mayo, se detuvo a 65 extranjeros y 47 españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de mayo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50