Crónica:BOLSASCrónica
i

Malas perspectivas

Las compañías de telecomunicaciones han vuelto a concentrar la atención de los mercados europeos, esta vez debido a la revisión a la baja, a toro pasado, de sus índices de solvencia por parte de las empresas calificadoras de riesgo. Una vez que el mercado tomó cartas en el asunto de las expectativas de resultados de estas compañías y los inversores llevaban varios días desentendiéndose de los títulos de las telecos, las empresas calificadoras han venido a darles la razón y el proceso vendedor se ha agudizado.

Las bolsas europeas, sin embargo, han dado la sensación de funcionar mediante un sistema de compartimentos estancos y el problema de las telecos ha venido a ser una cuestión puntual que apenas ha tenido influencia sobre el conjunto.

El Ibex 35 perdió en esta sesión el 0,36%, y el índice general de Madrid, el 0,19%, con lo que en la semana ceden el 1,99% y el 1,36%, respectivamente.

Las razones que esgrimen las empresas calificadoras de riesgo para avisar ahora a los inversores de los problemas del sector de las telecomunicaciones se centran, principalmente, en la acumulación de deuda y en las escasas posibilidades de reducirla debido al recorte de los beneficios de su línea tradicional de negocio.

En el caso de Telefónica, son los problemas de Latinoamérica los que acrecientan los riesgos y los que han rebajado sustancialmente las estimaciones de beneficios para el primer trimestre del año, que es lo que los inversores están valorando en este momento. La cotización de Telefónica llegó hasta 10,81 euros, para rebotar ligeramente después y llegar a los 10,94 del cierre. El mínimo alcanzado en la crisis de septiembre del año pasado fue de 10,11 euros.

La contratación en el Mercado Continuo fue de 1.895,70 millones de euros, con más de dos tercios del total acumulado en cuatro valores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de mayo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50