Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de WorldCom dimite tras el grave desplome en Bolsa

Bernard Ebbers, de 60 años, fundador, presidente y consejero delegado de WorldCom, una de la mayores compañías telefónicas del mundo, ha dimitido de todos sus cargos en la empresa, forzado por un consejo que busca salvar de la quiebra a la hasta recientemente brillantísima compañía. Le releva John Sidgmore, de 51, hasta ahora vicepresidente, cuyas alentadoras palabras sobre el futuro de la sociedad no hicieron mella significativa en los mercados. WorldCom, que llegó a cotizar por encima de los 64 dólares hace menos de tres años, rondada ayer los 2,50.

Ebbers pone de forma traumática fin a un fulgurante reinado que transformó en 17 años una oscura telefónica de Misisipí en una de la grandes compañías de telefonía de larga distancia del mundo, con millones de clientes y 80.000 empleados en los cinco continentes. El crecimiento desde Misisipí hasta el primer plano de la escena internacional fue por frenética adquisición, más de medio centenar de otras firmas, con dos momentos críticos: la compra de MCI, entonces la número dos de Estados Unidos, en 1998, y el fallido intento de adquisición de Sprint en el año 2000, en una operación de 129.000 millones de dólares echada abajo por la estrategia antimonopolio de Justicia. Aquel órdago, en el mejor momento bursátil, fue el canto del cisne de WorldCom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 2002