Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ZAPPING

Erección atómica

Antes del fatídico partido Barça-Madrid, Pelé apareció en un anuncio dedicado a los problemas de erección. Fue el presagio de la derrota barcelonista a la que Pelé, famoso por su talento con las pelotas, contribuyó con una campaña que sostiene que este problema se sufre en silencio. Como hasta ahora el silencio era patrimonio de las almorranas, deduzco que los que tienen hemorroides y apagones de entrepierna a la vez viven encerrados en un silencio mineral. Sobre todo si son del Barça.

Teletránsfugas

Regresaron Compañeros y 7 vidas. Quizás sea a causa del transfuguismo de Eva Santolaria, que se ha pasado de la una a la otra sin que, a diferencia de Figo, se la tache de traidora, pero ambas series han perdido encanto. 7 vidas acusa la diferencia entre los repartos iniciales (Toni Cantó, Javier Cámara, Paz Vega) y el actual y Compañeros carece de aquel tremendismo sexy que creaba adicción. Que actores ya creciditos hagan de imberbes con acné no es problema: nuestro aberrante sistema educativo lo tiene previsto. Además: en Una mente maravillosa, un Russell Crowe más viejo que el Raphael que entrevistó Pedro Ruiz interpreta a un universitario y le llueven elogios y premios.

Viva Cervantes

Al igual que la gala de la Academia de Televisión, la entrega del Premio Cervantes da miedo. El decorado es un híbrido entre la casa de los Munster, el mobiliario de un parador nacional en crisis y el atrezzo de un parque temático dedicado a Babieca. El protocolo es rancio y no puedes dejar de sufrir por esos alabarderos (o lo que sean) atrapados por sus fashion-medievo trajes de faena, tan apurados ante las cámaras como la cabra recién nacida de Gran Hermano. El país de Cervantes ha cambiado. La prueba: mientras Álvaro Mutis recordaba a sus ancestros de Cádiz en La 2, en Antena 3, un comando chismoso capitaneado por un ex guardia civil en trámites de divorcio discutía sobre la vida sexual de Jesulín. A la mañana siguiente, y en el mismo escenario, Karmele Marchante y Ángela Portero defendieron sus inflamatorios puntos de vista sobre la ética periodística aplicada a unos famosos cuyo nombre resulta imposible olvidar porque se pasan la vida saliendo en pantalla.

Minutos Matamoros

El azar no existe: Kiko Matamaros discutía con un policía en Antena 3 en el mismo momento en el que su hermano Coto estaba en Tele 5. La torrencial labia de este par de karatecas de la retórica debería ser explotada por las cadenas. Yo les daría un late-night titulado Los Hermanos Matamoros somos malos de verdad. Pero para experiencias impactantes, El tercer grado, donde se reflexionó con bastante rigor sobre Le Pen. Estuvo Lluís Bassets, director adjunto de EL PAÍS. Si digo que lo hizo bien, me dirán que soy un pelota. Si digo que lo hizo mal, me dirán que soy un suicida. Así que mejor me callo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002